30 marzo, 2020

La hora de los jueces – Por E. Raúl Zaffaroni

El catastrófico estado de las prisiones en que la anterior administración dejó las cárceles de la Provincia, es ahora una de las más graves pesadas herencias que provocó la desidia y el caos de una administración que actuaba para la platea pero que la pandemia eleva hoy al máximo y requiere medidas de extrema urgencia. Nuestra discutida justicia tiene ahora la oportunidad de demostrar a la sociedad toda que los jueces de nuestro Estado de Derecho son capaces de resolver de modo racional las urgencias dramáticas que plantea la emergencia.
29 marzo, 2020

Entre la literatura, la vida encerrada y la cuarentena de la crítica – Por Ricardo Forster

Ricardo Forster nos envía la tercera entrega de sus reflexiones críticas en tiempos de pandemia y cuarentena donde sostiene que la peste no sólo deja desnuda la vida humana sino que abre la posibilidad de someter a crítica lo que hasta ahora parecía intocable, propio de la órbita de lo sagrado y eterno. El capitalismo cruje bajo el manto de una pandemia y la desaceleración de casi todas las actividades productivas cuestiona el frenesí de un sistema incapaz de limitarse.
29 marzo, 2020

La guerra – Por Jorge Alemán

Distintos dirigentes del mundo democrático metaforizan la pandemia mundial en términos bélicos. Hay líderes políticos que no conciben otra vida que lo que hasta ahora ofreció el Capitalismo, y otros que no desean sacrificar a sus pueblos a las exigencias del Capital. Para estos últimos, y ya que se ha apelado a la metáfora bélica, la que reclama siempre un estado de movilización general, se impone la necesidad del surgimiento de Estados capaces de generar disciplinas no represivas y creadores de una nueva conexión sensible con los movimientos populares.
27 marzo, 2020

Economía o salud (acompañando al Doctor Rieux) – Por Horacio González

La frase expresada por el Presidente, entre la economía y la salud prefiero la salud, puede entenderse no como una desmesura anti económica, sino como el mejor tratamiento que pueda y deba tener la economía política, el que surge del saber que reposa en sus pliegues internos respecto a la elección de cuándo corresponde la subordinación al sector de riesgo de la humanidad, y al mismo tiempo puede ser el basamento de una suerte de metafísica existencial secreta, ya que no hace falta construir una bandera con ella pero que se palpa como un tipo de humanismo nuevo, crítico de sí mismo, que piensa bajo la duda de sí y la afirmación de las grandes causas que recorren los subsuelos del pasado, del presente y del futuro.