3 febrero, 2021

UN PROGRE-PERONISMO A LA DERECHA, POR FAVOR – Por Carlos Caramello

Carlos Caramello afirma que existe una progresía sentimental y coqueta que simula abrazar las consignas más profundas de la doctrina peronista pero, en realidad, lo que hace es amortiguar el golpe que le provoca al Poder tropezar otra vez con la piedra populista. Son los progre-peronistas, la nueva herramienta imperial para instalar aquel formato de dos partidos de derecha a los que Juan Perón hizo referencia.
2 febrero, 2021

No hay gobernabilidad sin autoridad política – Por Ricardo Aronskind

Ricardo Aronskind realiza en este artículo un análisis de cómo la pandemia del Covid-19 afectó las metas iniciales del gobierno del Frente de Todos - hacer frente a la crítica situación social, reactivar la economía para volver a crecer y evitar el default provocado por la política económica macrista – y también una reflexión crítica sobre la naturaleza del actual gobierno. Aronskind sostiene que con otra actitud política se podrá recomponer la autoridad pública, otorgar credibilidad a las decisiones del Estado, y garantizar la gobernabilidad imprescindible para promover el crecimiento y mejorar la muy regresiva distribución del ingreso que hoy existe en nuestro país.
30 enero, 2021

Megaminería y urgencia ambiental en Chubut – Por Mempo Giardinelli

En la Provincia de Chubut se verifica en estos días un fuerte rechazo al proyecto que el Ejecutivo Provincial presentó en la Legislatura hace dos meses, llamado de "rezonificación", pero que en realidad esconde la absoluta permisividad para la megaminería a cielo abierto.
30 enero, 2021

La palabra perro muerde: Cultura de la cancelación, correccionismo y comisariados morales – Por Esteban Rodríguez Alzueta y Leandro de Martinelli

Los autores de este artículo sostienen que la cultura de la cancelación se organiza en función de cánones morales políticamente correctos. Cada uno de esos gestos cancelatorios son cristalizaciones apologéticas de lo “políticamente correcto” que constituye una forma sutil de ejercer la censura y evitar las querellas. Afirman que esa censura está basada en el correccionismo que es, también, una manera de balizar los debates ajustándolos a patrones morales que erosionan o debilitan los intercambios. La cultura de la cancelación, entonces, está hecha de exclusiones. Es una manera de anular al otro, descalificarlo hasta la neutralización, y deportarlo si es necesario. Las cancelaciones no están hechas de derecho de réplica. Una persona cancelada es una persona proscripta hasta que el olvido, si tiene suerte, haga su trabajo paciente o vengan otros vientos.