Lo destituyente y la crítica – Por Jorge Alemán

El Peronismo y el desafío de construir un neo-humanismo – Por Hernán Brienza
21 agosto, 2020
Un abril, un marzo (o la disyuntiva de Alberto) – Por Gustavo Ferreyra
23 agosto, 2020

Lo destituyente y la crítica – Por Jorge Alemán

Foto: Julián Álvarez

Foto: Julián Álvarez

Jorge Alemán afirma que las críticas hacia el presidente Alberto Fernández, caracterizado de excesivamente dialoguista, no necesariamente ayudan al gobierno a orientarse en acciones más acertadas y firmes, y sostiene que pueden contribuir a un humor social reactivo.

Por Jorge Alemán*

(para La Tecl@ Eñe)

 

Se viene un tiempo bravo y tormentoso para Argentina. La derecha ultraderechizada sabe que esta terrible Pandemia es una oportunidad que no pueden dejar pasar. Si el Presidente atraviesa el desierto de la Pandemia y el desastre económico, comienza el éxodo de Argentina a una nueva realidad distinta, a un nuevo marco simbólico de la construcción nacional.

Lo cierto es que pertenecemos  a una tradición política donde el primer impulso sería enfrentarlos con firmeza. A esto apuntan las críticas a Alberto cuando se lo ve desde un ángulo excesivamente tibio, dialoguista y negociador. Dejo de lado la imaginaria y remanida oposición Alberto-Cristina.

Sin embargo sería un error del gobierno enfrentar al monstruo de un modo especular porque allí nos están esperando. La política se juzga por sus consecuencias y no por sus declaraciones, por críticas que sean. La verdadera arma del gobierno es que el vendaval que se prepara no lo desvíe de su agenda. No me opongo a las críticas al gobierno, lo que me parece al menos discutible es que las mismas sirvan para debilitar al enemigo o que ayudarían al gobierno a orientarlo en acciones más acertadas. En muchas críticas escucho un intento de calmar las conciencias, y que además desconocen que en el mundo entero se prepara la repetición, ahora como farsa, de los totalitarismos del siglo XX. Se prepara no quiere decir que se cumpla, pero el capitalismo ha destruido muchos de los anclajes simbólicos que amarraban a los sujetos a los legados políticos transformadores. Cualquier día podemos despertarnos en lo siniestro, y así como ocurrió con la Pandemia, descubrir como si no lo hubiéramos visto antes que los canallas, los enemigos de todo lo bello y lo justo que hay en los seres humanos están al mando. Muchos me dicen que las críticas que le hacen al gobierno, sin dudas  plenas de sentido, son de entrecasa y que nunca serían proferidas en público.

Sin embargo, tengo mis dudas si las mismas no contribuyen a un humor social reactivo. La crítica no siempre es sinónimo de verdad, siempre expresa una ideología sobredeterminada que el sujeto de la crítica desconoce. Especialmente la satisfacción que aporta sentirse afuera de lo que se critica.

El asunto es cómo tratar al enemigo, que ya no es más el adversario. Criticar al enemigo es casi inoperante. De hecho, es más fácil ilusionarse con que criticando a los propios se obtendrá un efecto imposible de concebir, como una mella al enemigo.

Mi apuesta es que, en diagonal a las críticas, es más fuerte un obcecado deseo, una insistencia sin tregua a que la Argentina exista de nuevo abierta a sus posibilidades.

Porque de eso se trata.

 

Madrid, 22 de agosto de 2020

*Psicoanalista, escritor y poeta. Autor del libro «Capitalismo. Crimen perfecto o Emancipación».  Su último libro publicado es Pandemónium, notas sobre el desastre, ediciones NED.

10 Comments

  1. Antonio fernandez dice:

    Estimado y admirado compañero. Mi duda es como se logra , sin crítica propia , avanzar en la dirección correcta para cumplir los mandatos populares. La crítica propia no forma parte de «la insistencia sin tregua» y » un obsecado deseo»?. Mi saludo y respeto incondicional.

  2. Luisa Vivanco dice:

    Compartiré este artículo de Jorge porque considero que expresa lo que muchos sentimos, el contexto otorga diferentes significados a lo que hacemos…es el momento de contagiarnos del deseo y decisión ir avanzar hacia el mundo que tenemos que construir entre todos y todas.

  3. Anah dice:

    No todo es posible, dice Jorge.

  4. nora merlin dice:

    Muy de acuerdo, hoy la crítica no es «constructiva» sino que será usada por el enemigo , por lo tanto destituyente aunque se realice con buena intención

  5. Claudio Di Pinto dice:

    Estimado Jorge, entiendo que la crítica que no construye es la que piensa en términos de todo o nada y no de lo posible. Lo cual plantea cómo pensar esto último, hasta donde es posible tensar la cuerda que nos permita, nos habilite, un país más justo.

  6. Con respecto a la grave problematica que sucede en el mundo al que el gran Gregory Bateson llamo «survivolución» (supervivenci a traves de la evolución de la consciencia)anticipo que la especie humana se encuentra en un punto crítico y que los días del homo sapiensa estan llegando al final, es decir que la naturaleza nos impulsa a un salto cualitativo de consciencia , no esta diciendo que es el fin del mundo sino el fin de una forma de interpretar el mundo que lo ha puesto en riesgo y puede llevarlo a su fin, Este actual gobierno representa en muchos la esperanza de dar ese salto cualitativo en contraste del regimen anterior cuyos valores y direccion han quedado expuestas para horror de los seres humanos sensibles.Ahora bien con respecto a la Argentina apoyo no significa obsecuencia, las criticas constructivas al gobierno actual , (que debe enfrentar 2 escenarios demoledores; La Pandemia y el desastre que generó la 3er oleada del neoliberalismo
    sumada a un aparato impresionante de reproducir la destrucción a traves de operadores neurolenguísticos, vastos sectores de la población alienados intelectualmente, el peligro de las corporaciones al mando,etc etc etc.Sin embargo hasta que punto uno debe callar ambiguedades cuando es evidente que el margen de error es muy angosto, Lo sucedido recientemente cuando el gobierno pierde a su Viceministra de Educación de sólida formación pedagógica por no acceder a las conseciones que realiza el Ministro de educación con la Oposición ,es lo que todos tenemos , que en estas graves conseciones perdamos a los mejores y se debilite el espacio interno por la inclusión de los inconsistentes, en lo personal pienso que quien dejó el cargo debió haber sido nombrada Ministra o alguien de su impronta y quien ocupa la titularidad actual nombrado en un cargo secundario, nada menos que en Educación La frase de Jose Ingenieros es lapidaria «los mediocres abren paso a los inútiles y obstaculizan a los capaces». Este es un punto neurálgico, cuando las concesiones hacen perder consistencia y direccionalidad, sumada a la capacidad para articular las estrategias para poder sostener e implementar una avanzada en el sentido correcto y no el contrario,Soy músico y docente jubilado fui Directivo y Supervisor de mi Area (Musica) hasta cuando me jubile,lo que ha sucedido en la Ciudad de Bs As en los ultimos años y profundizado durante la Pandemia , es una postal de la naturalización de la obscenidad que propone el Neoliberalismo, hasta que punto puede «negociarse» con esta cultua Recuerdo a Horacio Salas «El gran triunfo de la Dictadura es el triunfo cultural», hasta que punto negociar hacer copnseciones no nos vuelve funcionales a esa cultura , dejo esta pregunta , como «la pregunta sin respuesta » como la obra musical maravillosa de charles Ives. Muchas gracias.

  7. Miriam dice:

    La crítica no ayuda… como hacemos entonces? Es verdad que a pesar de hacerla «entre nosotros» crea un humor social que no es el deseable.

  8. walterrabioso dice:

    Cuidado con tildar a toda crítica como destructiva, el lugar de la no crítica nos puede llevar a sitios muy oscuros….hay que empujar sin romper, pero nunca hacer seguidismo acrítico pues en ese lugar sereno del inmovilismo donde el burócrata arribista se acomoda, es como ese eterno verso utilizado por está gente de que no se puede criticar porque la discusión desestabiliza en año electoral y en año no electoral desestabiliza también porque al siguiente año es año electoral y siempre siguen los mismos….. mientras la vida se va, ay mientras la vida pasa!

  9. Jose dice:

    Es de un mensaje muy sensible y problemático lo que usted nos argumenta con sus fundamentos. Que un psicoanalista aluda a un posicionamiento en un posible contexto para un tratamiento de lo enemigo y no ya de lo adversario, es para prestarle mucha atención. No es un mensaje tenue, ni apocalíptico, por más que la repetición de lo peor en el campo de lo político sea un signo de preocupación, en su carácter destructivo. Si sus palabras incomodan, es porque continuamos despiertos en sueños de vigilia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *