Poema: Necrosario – Por Manuel Quaranta

La realidad supera a la ficción – Por Hugo Presman
27 febrero, 2020
Agamben, el coronavirus y el capricho teórico – Por Jorge Alemán
2 marzo, 2020

Poema: Necrosario – Por Manuel Quaranta

Imagen: Ilustración Rosario/12

Imagen: Ilustración Rosario/12

En 2020 la ciudad de Rosario se ha convertido en noticia por una ola de asesinatos que alcanza el número de 44. En los últimos días, en este contexto de violencia y crímenes, fue hallado flotando en el río Paraná un joven de 23 años que había ido a bailar al boliche Ming River House.

Por Manuel Quaranta*

(para La Tecl@ Eñe)

 

Necrosario

1

nos despertamos una mañana

y la abundancia del río

se había convertido

en abundancia de muerte:

muerte

que abunda,

muerte

que redunda,

muerte

que inunda.

 

agua y muerte.

 

jóvenes,

especialmente jóvenes,

jóvenes sujeto,

jóvenes objeto.

 

“nadie quiere pasar de sujeto a objeto”.

 

pero pasan.

 

muertes multiplicadas

como peces espada.

 

muertes inevitables,

en el desierto que crece.

 

Carlos Orellano, 23 años.

 

cala,

su muerte cala,

cala profundo,

cala vecina entre tantas muertes

demasiadas.

 

2

un fantasma recorre Rosario

es el fantasma de la justicia.

 

la justicia de hoy reclama venganza.

la venganza llega.

la venganza ceba.

 

¿quién mata y quién muere?

¿el que mata tiene que morir?

¿el que muere tiene que matar?

 

Carlos Orellano aparentemente quiso ingresar a un lugar prohibido, un lugar especial, destinado a gente importante, muy importante. Y él no lo era. Por ese motivo su cuerpo amaneció flotando en el río.

 

en el río marrón.

 

flota en el río marrón un cuerpo sin vida

y con nombre.

 

Se llamaba Carlos (podría haberse llamado Daniel o Fernando) y  lo asesinaron (entre otras cosas) por equivocarse de lugar. Por ser un desubicado. Carlos quería y creyó que podía. Pero en realidad no, no podía.

 

siempre afuera, Carlos,

afuera,

del otro lado,

con la esperanza intacta.

 

3

los guardianes del orden administran,

saturados de goce,

la muerte ajena:

cualquier transgresión debe ser condenada.

son la ley y son la trampa.

 

un castigado ejemplar,

necesitan un ejemplo:

Carlos.

 

una condena irreversible:

que aprendan.

que por allí no.

que ese no era el camino.

que está vedado.

que ellos lo cuidan.

que es para otros.

 

4

la morgue de Rosario rebalsa:

no caben más cuerpos

desbordan de cuerpos,

cabe sólo la muerte.

 

“—todo esto no viene así nomás

—por qué no?

—no me digas que los vas a contar

—no te parece?”.

 

corren tiempos aciagos,

tiempos de padres enterrando hijos.

y Sófocles lo sabía,

tenía que saberlo.

 

los hijos se van

pero no desaparecen.

 

los cuerpos yacen,

inertes

mojados

golpeados

acribillados.

 

marcados.  

 

la marca de la muerte.

la merca de la muerte.

 

5

la estética de lo explicito ha triunfado:

no restos,

cuerpos.

 

ahora sí hay cadáveres.

 

Rosario, 28 de febrero de 2020

*Mg. Manuel Quaranta – Profesor Adjunto de Problemática Filosófica – Universidad Nacional de Rosario

1 Comment

  1. Diana Albanese dice:

    Cuánta tristeza en el poema. Cuánta tristeza en la situación. Duele Rosario. No es más la ciudad que dejé hace 20 años. Vuelvo seguido. Estoy cerca pero no es más mí Rosario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *