El Cordobazo, a 50 años – Por Hugo Presman

El nombre de la Yegua – Por Sebastián Plut
28 mayo, 2019
Liderazgo y Conducción – Por Jorge Alemán
30 mayo, 2019

El Cordobazo, a 50 años – Por Hugo Presman

Pasó  hace cincuenta años. Fue un clivaje en la historia argentina, escribe Hugo Presman en esta nota. La alianza plebeya de obreros y estudiantes con la complacencia de franjas importantes de las clases medias tomaron la ciudad de Córdoba, desafiando a la dictadura militar de Juan Carlos Onganía y a sus Fuerzas Armadas.

Por Hugo Presman*

(para La Tecl@ Eñe)

 

La ciudad tomada. Las barricadas que como decía aquel grafiti del Mayo francés, cierra la calle, pero abre el camino, formando parte de la geografía urbana. La Guardia de Infantería retrocediendo y emprendiendo la retirada. El barrio de Clínicas convertido en bastión de la insurgencia popular. La confluencia de obreros y estudiantes, vieja premisa de la Reforma Universitaria de 1918, sellando su alianza en las manifestaciones masivas. Como decía John William Cooke, citando a Raúl Scalabrini Ortiz, por otro hecho histórico “Parecía que la historia estaba pasando junto a nosotros y nos acariciaba suavemente como la brisa fresca del río”. La llamada Revolución Argentina empezó con Juan Carlos Onganía y “la noche de los bastones largos “, un verdadero garrotazo a la ciencia nacional y empezó a caminar hacia su ocaso con el Cordobazo. Se proponía, en 1966, terminar con la política en la Universidad, con lo que consideraban “el polvorín tucumano”, con la economía cerrada, con el déficit de las empresas estatales, con la lentitud radical. La realidad es que el golpe se produjo para evitar el triunfo del peronismo en las elecciones a gobernador en la Provincia de Buenos Aires, que tenían que celebrarse en marzo de 1967.

Onganía pensó que la historia le otorgaría un plazo de 20 años, durante el cual se produciría la muerte de Perón. Dividió, con lógica castrense, su gobierno en tres tiempos: el económico, el social y el político. El proceso concluiría en 1973, con resultados estrictamente opuestos, con las universidades saliendo de su isla e integrándose combativamente en todo el país. Tucumán, con los ingenios cerrados por la política económica de Adalbert Krieger Vasena, terminó siendo el escenario de un experimento de guerrilla rural del ERP (Ejército Revolucionario del Pueblo), el peronismo aglutinando a toda la oposición, Perón regresando triunfante, los sectores de la banca y el tabaco desnacionalizados y las Fuerzas Armadas representadas por los tres comandantes saliendo por los techos de la Casa Rosada.

El punto de inflexión entre los propósitos establishment- militar y los resultados, fue el Cordobazo, un hecho histórico que marcó el mayor avance de la lucha de las masas en la década de los 70. En mayo de 1968, había surgido la CGT de los Argentinos, dirigida por Raimundo Ongaro, y a cuyo alrededor se nuclearon los intelectuales y los estudiantes. La Regional Córdoba, decía el 21 de Marzo de 1969, “Durante años solamente nos han exigido sacrificios. Nos aconsejaron que fuésemos austeros: lo hemos sido hasta el hambre. Nos pidieron que aguantemos un invierno: hemos aguantado diez. Nos exigen “racionalicemos”, así vamos perdiendo conquistas que obtuvieron nuestros abuelos. Y cuando no hay humillación que nos falte padecer, ni injusticia que reste cometerse con nosotros, se nos dice, irónicamente, que participemos. Le decimos: ya hemos participado y no como ejecutores, sino como víctimas en las persecuciones, en las torturas, en las movilizaciones, en los despidos, en las intervenciones, en los desalojos. No queremos ya esta clase de participación”

Sólo en Ika-Renault trabajaban en su planta de Santa Isabel, 11.486 obreros en 1969. En Ferreyra estaba asentada Fiat y la fábrica de Motores Perkins. Apenas algunas de las fábricas de la Córdoba industrial.

 Los motivos que desbordaron la situación fueron, en el plano gremial, las quitas zonales (un derecho patronal de aplicar en algunas provincias reducciones salariales sobre el salario pactado en convenciones colectivas a nivel nacional). El gobierno nacional, sancionó el 12 de Mayo de 1969, una ley que unificaba la jornada laboral en 48 horas semanales, lo que implicaba la derogación del sábado ingles en cinco provincias, incluida Córdoba. De ahí surgen una sucesión de paros, que luego se completarían con los paros activos (salida de las fábricas a las 10 de la mañana y manifestaciones).

El incremento del ticket del comedor universitario privatizado de la Universidad de Corrientes originó manifestaciones, que al ser reprimidas produjeron la muerte del estudiante de medicina, Juan José Cabral, el 15 de Mayo de 1969. Esto provocó gigantescas manifestaciones en Rosario, en lo que se conoció como “el Rosariazo “, donde fue asesinado el estudiante de ciencias económicas, Adolfo Bello, de 22 años. Rosario fue declarado “zona de emergencia” después de la muerte de Luis Norberto Blanco, de apenas 15 años. Escribió Beba Balvé, coautora de Lucha de calles, lucha de clases, sobre las protestas populares de 1969: “En el Rosariazo entraron en escena, por primera vez juntos, todos los actores que marcarían a fuego los próximos años de la vida argentina. En Rosario se hace efectiva, en los hechos, la unidad obrero estudiantil y emergen los sacerdotes del Tercer Mundo. Los jefes militares por su parte, primero definieron estas luchas como ‘protagonizadas por extremistas’, a los que luego llamó subversivos».

Resultado de imagen para el cordobazo

 

Tribunales militares juzgaron a los detenidos. Se cerraron las Universidades en Córdoba y Rosario. En pocas horas Resistencia, Corrientes. Córdoba y Rosario se encontraban en pie de guerra. El país convertido en polvorín.

El 29 de Mayo de 1969, el paro activo cordobés y la huelga de la FUA, conformarían una jornada definida por Gordillo y Brennan de la siguiente manera: “Por la mañana protesta obrera, después del mediodía rebelión popular, por la tarde, tras el repliegue de la policía, insurrección urbana.” En las calles de la Córdoba tomada por el pueblo, la consigna que se elevaba entre los gases lacrimógenos y las balas era: “Luche, luche, luche/ no deje de luchar/ por un gobierno obrero/ obrero y popular” 

El histórico día terminaría con la muerte del obrero Máximo Mena. A las 17 horas regía el toque de queda y el Ejército intentaba ingresar y despejar el Barrio de Clínicas, que recién lograron a la noche del día siguiente. Con las primeras horas de la noche, ingresaban a la historia y a los juicios sumarios – consejos de guerra – las figuras de los dirigentes obreros, Agustín Tosco, de Luz y Fuerza, Elpidio Torres, de Smata, y Atilio López, dirigente del transporte (UTA). A partir de ahí comenzaría el ascenso de los sindicatos Sitrac (automotores) Sitram (ferroviarios) y cobraría prestigio, su secretario, René Salamanca.

El gobernador de Córdoba Carlos Caballero, en su renuncia, reconoció el enorme apoyo popular que suscitó la confluencia obrero – estudiantil. En forma textual dijo: “Contó con la adhesión masiva de la población”.

No fue un movimiento espontáneo. Sostenía Agustín Tosco, uno de sus protagonistas, en una carta dirigida a su compañera Susana Funes, recogida por Silvia Licht en su biografía del dirigente sindical: “No hay espontaneísmo. Ni improvisación, ni grupos extraños a las resoluciones adoptadas. Los sindicatos organizan y los estudiantes también. Se fijan los lugares de concentración. Cómo se realizarán las marchas. La gran concentración se llevará frente al local de la CGT, en la calle Vélez Sarsfield 137”    

El balance del Cordobazo arrojó 14 muertos. La intervención del ejército se demoró como consecuencias de que el General Alejandro Agustín Lanusse retrasó la llegada de las tropas del General Jorge Calcagno (luego Jefe del Ejército en la Presidencia de Héctor Cámpora), para desgastar al triunfador de la interna de azules y colorados. 

Escribió Rubén Furman en “Los días de furia del 69”: Fueron 48 horas de furia que dejaron marca en la historia. El 29 de mayo de 1969, hace ahora medio siglo, los obreros mejor pagos del país se levantaron con los estudiantes contra la dictadura de Juan Carlos Onganía. Toda una ciudad se plegó a la gigantesca protesta que quedó registrada como el Cordobazo”

Los veinte años de Juan Carlos Onganía se redujeron a cuatro. Su sucesor, Marcelo Levingston, considerado un intelectual, porque sabía escribir a máquina, fue traído de EE.UU. Un segundo Cordobazo, en mayo de 1971, conocido como “el viborazo” termina con su gobierno y arriba, finalmente, un General audaz e inteligente, Alejandro Agustín Lanusse, que intentó, inútilmente, lidiar contra la historia y Juan Domingo Perón.

El 17 de Noviembre de 1972 regresó Perón, un hecho que parecía imposible de concretarse, y luego el 11 de Marzo de 1973, las urnas reventaron con los votos del FREJULI.

El 25 de Mayo asumió el nuevo gobierno que, con sus esperanzas y sueños había nacido en aquel histórico 29 de Mayo, donde en las calles tomadas parecían resonar, con la fuerza de las causas justas, las palabras del Manifiesto Liminar de la Reforma: “Hombres de una República Libre…. hemos resuelto llamar a todas las cosas por el nombre que tiene. Córdoba se redime. Desde hoy contamos para el país con una vergüenza menos y una libertad más. Los dolores que quedan son las libertades que faltan. Creemos no equivocarnos, las resonancias del corazón nos lo advierten, estamos pisando sobre una revolución, estamos viviendo una hora americana.”

En el Cordobazo no estuvo presente la demanda de la vuelta de Perón proscripto al país, pero las energías incontenibles desatadas se orientarían a facilitar ese deseo mayoritario, con cuya interdicción y ausencia, todo evento electoral quedaba viciado.

Rubén Furman en el artículo mencionado cita al médico Carlos Scrimini, entonces comunista y secretario de la Federación Universitaria Córdoba que agradeció a la vida porque “ Tuve el privilegio de respirar ese olor tan particular de la libertad total que existe en estos momentos. El sistema dominante se quiebra, aunque sea sólo por 24 horas. El privilegio de saber que se puede ganar”   

A cincuenta años del Cordobazo, a cinco décadas del Rosariazo, a ciento uno de la Reforma Universitaria, después de más de una década que permitió acariciar sueños y acercarse a las utopías de los libertadores del siglo XIX, se transitan cuatro años en Argentina y la mayoría de América Latina de una oscuridad profunda. Sin embargo, en el horizonte aparecen pequeñas y débiles luces que intentan alejar las sombras que nos rodean.

 

Buenos Aires, 29 de mayo de 2019

 *Coconductor del programa radial EL TREN, con más de 14 años en el aire. Contador Público recibido en UBA. Fue profesor de Economía Política en la Facultad de Ciencias Económicas de la misma Universidad. Es Periodista. Sus trabajos son publicados en diversos medios nacionales e internacionales. Es autor del trabajo de investigación “25 años de ausencia” y participó con trabajos en los libros “Damián Carlos Álvarez Pasión por el libro” e “Insignificancia y autonomía”. Debates a partir de Cornelius Castoriadis.
Además es coautor del libro “Bicentenario de la Revolución de Mayo y de la Emancipación Americana” 

1 Comment

  1. Sara Berlfein dice:

    Gracias me emociono tengo 73 años y Tiene que ser posible!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *