De las “muertes del hombre” al mundo posthumano – Por Claudio Véliz

Nuestro derecho y la postpandemia – Por E. Raúl Zaffaroni
12 mayo, 2020
Escucharnos – Por Roque Farrán
14 mayo, 2020

De las “muertes del hombre” al mundo posthumano – Por Claudio Véliz

Los actuales desvaríos del mundo posthumano y del control psicopolítico vienen a trastocar, de un modo decisivo, ese entramado erótico, complejo y contradictorio que insistimos en designar como “humano”. Los dispositivos del neoliberalismo se proponen interrumpir todas aquellas pasiones alegres que no renunciamos a traducir como irremediablemente “humanas”

Por Claudio Véliz*

(para La Tecl@ Eñe)

 

Las cuatro muertes del hombre

Aunque también se hubo obsesionado por los horrores (demasiado “reales”) de las trincheras europeas, a Sigmund Freud lo desvelaron las otras “muertes del hombre” que, con un tono algo menos trágico, prefirió designar como heridas narcisistas: la infligida por Copérnico cuando demostró que la tierra no era el centro del universo, la sancionada por Darwin al arrasar con la pretendida superioridad de nuestra especie respecto del resto de “lo viviente”, y la provocada por el psicoanálisis humillando la altivez de la conciencia organizadora del mundo. Luego de los estragos ocasionados por la segunda guerra europea (con su secuela de muerte administrada, destrucción de poblaciones enteras, campos de concentración o bombardeos nucleares sobre ciudades indefensas), la recientemente creada organización de las naciones sugirió la necesidad de poner en crisis el modelo de humanidad que había precipitado semejante catástrofe. Aunque una buena parte de la intelligentzia se contentó con evaluar los “déficits” del pensamiento ilustrado, otros autores menos ortodoxos entendieron que era el momento de denunciar sus fallas constitutivas. Era preciso aniquilar al “hombre” que se erigía como sujeto “libre” de la ciencia, como portador del saber, como el espíritu que “empuja” a la historia hacia niveles ascendentes de civilización, como el ego cogito que instituye el mundo en virtud de su distintiva y orgullosa racionalidad. Paradójicamente, en la Europa blanca, “humanista” e ilustrada, había aflorado un grupo de investigadores que, desde las más diversas disciplinas, anunciaba una nueva “muerte del hombre”. Este antihumanismo teórico de la segunda mitad del siglo XX vino a culminar la avanzada “criminal” iniciada por Copérnico y seguida por Darwin y Freud; asestó una nueva herida (la cuarta) a ese “hombre” que ya no podía ubicarse en el centro de la tierra, ni en el escalón más cercano a Dios ni el pedestal de una racionalidad consciente (que lo instauraba como “dueño” absoluto de sus pensamientos y comportamientos), ni tampoco en el fundamento de una astucia cognitiva y epistemológica.

Ciertamente, no faltaron algunos “asesinos seriales” (posmodernos) que desfilaron con el cadáver por todos los recovecos de sus devaluados laberintos conceptuales, y que creyeron propicia la oportunidad para acabar (también) con la historia, los grandes relatos, las ideologías, las pretensiones autonómicas, las anacrónicas exigencias soberanas y con cualquier idea de humanidad considerada una obsoleta antigualla antropológica. Más allá de las pretensiones teórico-políticas de estos críticos radicales de la modernidad, sus léxicos degradados se conjugaron a la perfección con las consabidas recetas de sus contemporáneos neoliberales: apertura (comercial), descentralización (estatal), flexibilización (laboral), liberación (de los flujos mercantiles), debilidad/liviandad (de los controles y regulaciones), fragmentación (de los sujetos atomizados, temerosos, culpables). Comenzaba a pergeñarse, así, una nueva arremetida contra nuestros restos mortales, aunque esta vez, su “blanco” no sea el egocentrismo de occidente, ni la pretendida superioridad espiritual de la especie, ni tampoco los delirios de la racionalidad autosuficiente (si este fuera el caso, no dudaríamos en contribuir con tan loable empresa). Por el contrario, desde fines del siglo XX, los dispositivos y tecnologías que formatean nuestras subjetividades, vienen procurando capturar el núcleo más profundo del sujeto “parlante, sexuado y finito” (1), de esa única (y última) instancia capaz de resistir los embates de un bombardeo medial (en sus más diversas expresiones) que ha logrado constituir una compleja argamasa de felicidad, sacrificio, goce, emociones, posverdad, banalidad, sadismo y auto-responsabilización. El neoliberalismo necesita producir una nueva (in)humanidad como condición ineludible para un despliegue totalitario, ilimitado y autodestructivo: una “mutación antropológica”, una inédita revolución perceptiva adecuada a cuerpos postorgánicos y sensibilidades tecnodependientes, un circuito afectivo sostenido en el odio y el miedo (estos sí, demasiado humanos), la completa colonización de la psiquis mediante la explotación de sus recovecos más siniestros.

 

Del héroe prometeico a la criatura fáustica

Si desde los albores de la especie humana, la técnica hubo operado como el complemento (o incluso, el suplemento) indispensable de una anatomía “inadaptada”; desde fines del siglo pasado, asistimos a un acontecimiento de signo inverso: la inteligencia artificial, la teleinformática, la ingeniería genética, la farmacopea y las neurociencias vienen procurando reformular el mapa de cada individuo, ajustar su programación y alterar el código genético. (2). Frente al imperativo de lograr la compatibilidad con el cosmos digital, nuestra configuración biológica se vuelve obsoleta: las reservas y anclajes simbólicos constituyen una barrera infranqueable, las memorias históricas, un resto insoportable, y la lengua política, una perversión inadmisible. Conviene recordar aquí, que la ciencia y la técnica no son neutrales, que los conflictos y vaivenes políticos atraviesan sus estatutos y que los “regímenes de verdad” producen “efectos de poder” (tal como solía repetir Michel Foucault). Poco importa si la aceitada complicidad entre los dispositivos neoliberales y las tecnologías digitales constituyó el resultado de un pacto secreto, de una decisión concertada, de una comunidad de negocios, o bien la (in)feliz conjunción de un devenir azaroso. Las tecnologías que fagocitaron a la “era industrial” de un solo bocado impusieron la exigencia del fluir incesante, la actualización continua, la virtualización integral, la voracidad, el vértigo, el autocontrol. Las lógicas analógicas, mecánicas o automáticas (que habían signado al sujeto prometeico de la modernidad) se rindieron frente a los datos, los códigos cifrados y los bancos de información (una verdadera criatura fáustica incontrolable). La matemática algorítmica organiza ahora los perfiles según hábitos y preferencias de consumo, y direcciona los mensajes tanto publicitarios como políticos (a cada “perfil” se le ofrecerá, ni más ni menos, que aquello que quiere escuchar, la promesa de lo que desea realizar o consumir). Big data, mundo cyborg, distopía de la digitalización universal, tecnodependencia de la sociedad-pantalla… Ya nada queda afuera del panóptico digital: el tiempo deviene fluido y ondulante; los espacios, abiertos; los individuos, fragmentados; las técnicas de poder, tan sutiles e invisibles como eficaces; los amores, efímeros y descartables; las identidades, frágiles; las palabras, las memorias y los símbolos se desvanecen al compás del frenesí enloquecedor de la “información”.

Los actuales desvaríos del mundo posthumano y del control psicopolítico vienen a trastocar, de un modo decisivo, ese entramado erótico, complejo y contradictorio que insistimos en designar como “humano”. Más allá de las (veladas o explícitas) intenciones de técnicos, programadores y promotores telemáticos, lo que se proponen interrumpir los dispositivos del neoliberalismo –con el auxilio inestimable de las tecnologías digitales y de los trucos de la percepción artificial– es la posibilidad misma del encuentro, del juego, del asombro, de la seducción…, es decir, de todas aquellas pasiones alegres que no renunciamos a traducir como irremediablemente “humanas”, como “las huellas preciosas que la praxis nacional-popular forjó para prefigurar nuestros mejores sueños de justicia y de igualdad” (3) ¿Podremos hacer trizas aquel “espejo negro”?, ¿seremos capaces de sentir en lo más hondo de nuestra humanidad desgarrada, el grito que brota de las tripas, y hacerle justicia?, ¿estaremos a tiempo de “pulsar el freno de emergencia” de esta locomotora suicida? Si aún somos capaces de oír ese alarido, de percibir el espanto organizado o de experimentar angustia frente a la amputación de nuestra amorosa sensibilidad palpitante, al menos tendremos motivos para ilusionarnos.

 

Referencias:

(1) Le “robo” esta idea al psicioanalista argentino Jorge Alemán que suele publicar sus artículos en este sitio.

(2) Para arribar a estas conclusiones, me ha resultado muy útil y agradable la lectura de una obra de Paula Sibilia: El hombre postorgánico. Cuerpo, subjetividad y tecnologías digitales, FCE, Bs. As.

(3) Esta breve cita textual pertenece a un artículo escrito por Carlos Zeta y publicado en este sitio, cuya lectura recomiendo calurosamente: https://lateclaenerevista.com/una-sutil-astucia-del-capital-por-carlos-zeta/

 

Buenos Aires, 13 de mayo de 2020

*Sociólogo, docente.

8 Comments

  1. Guillermo dice:

    Muy buena !!!!

  2. Liliana Insaurralde dice:

    Excelente material.

  3. Marcelo Cota dice:

    excelente !!!!

  4. Lautaro dice:

    Impecable artículo!

  5. boggianomarcelo dice:

    Un escrito absolutamente profundo y sentido, y además el nombre del autor coincide con el de un viejo compañero de andanzas del secundario

  6. Graciela dice:

    Excelente escrito!

  7. Ana Lía dice:

    Excelente!!!!!!Impecable descripción y coincido totalmente!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *