Alberto y nuestra izquierda – Por Jorge Alemán

Dos peces con la misma red – Por Carlos Caramello
16 julio, 2020
El tabú de la correlación de fuerzas – Por Horacio González
17 julio, 2020

Alberto y nuestra izquierda – Por Jorge Alemán

El apoyo al gobierno de Alberto Fernández, la percepción del avance de las ultraderechas mundiales, la opinión crítica y las diferencias con las izquierdas testimoniales.

Por Jorge Alemán*

(para La Tecl@ Eñe)

 

Cuando digo nuestra izquierda considero que formo parte de la misma. Sea cual sea el problema que esta definición conlleva, me considero un kirchnerista de izquierdas o un (esto es más problemático) un populista de izquierda. No pretendo callar ninguna opinión crítica, tampoco podría apoyar ciegamente nada. Cuando los otros días, Gustavo Sylvestre habló de «fuego amigo» en el marco de una entrevista, corregí su expresión.

Mi percepción diferente con respecto a otr@s compañeros de la izquierda que si bien apoyan el Frente de Todos lo hacen de un modo crítico, unos más enconados que otros, es mi lectura del avance de las ultraderechas en el mundo, la presencia de dispositivos técnicos que vinieron para quedarse y que condicionarán la vida social de un modo inédito y la soledad evidente del proyecto del Frente de Tod@s en el contexto mundial.

Un ejemplo de lectura diferente que por ejemplo se me impone con algunos compañer@s, es que ven en el descenso en puntos del gobierno de Fernández una prueba de su tibieza. Por el contrario, a mí me preocupa observar lo que observo en otros lugares del mundo, no una derecha acorralada por sus escándalos sino un inesperado giro de la sociedad hacia la derecha imputándole a Fernández un giro «filocomunista» y chavista. A diferencia de ellos, no pienso que la sociedad espera más «izquierda» sino que cada vez es más fuerte un giro transversal, antipolítico y neofascista, incluso en sectores populares, promovido por un nuevo tipo de aparatos ideológicos que aún están por pensarse. Como no me interesan las izquierdas testimoniales que se conforman con el sector del núcleo duro, con el cual comparto el ideario, pero no quieren ganar, siempre me enrolo con  quienes quieren construir un bloque cultural y político que  pueda a través de distintas mediaciones apoderarse, tarea lenta y ardua, del Estado. En esto, y en esta coyuntura, es donde reside mi apoyo a este gobierno.

 

Madrid, 17 de julio de 2020

*Psicoanalista, escritor y poeta. Autor del libro «Capitalismo. Crimen perfecto o Emancipación».  Su último libro publicado es Pandemónium, notas sobre el desastre, ediciones NED.

9 Comments

  1. nora merlin dice:

    Es cierto que Albero sumó 30% de imagen por su manejo frente a la pandemia. En dos semanas con lo de Vicentín perdió 20% , no creo que tenga que ver con izquierda o derecha sino con la limitada e ineficiente comunicación del gobierno. Eso es una tragedia , sin ley de medios con un solo canal amigo, Clarín nos maneja como quiere. No es «normal», que el presidente esté llamando a los medios para aclarar lo que mal-dice la corporación mediática

  2. Javier Ernesto Guardia Bosñak dice:

    Pero Aleman da por sentado, que el Gobierno de Alberto consolidó su perfil Progresista y Kirchnerista de Izquierda, cuando el riesgo que vemos, es – justamente – que lo están llevando a la Centro Derecha.

    • Flor dice:

      Me parece q lo están llevando a elegir a centro derecha x q se encuentra entre cuatro paredes( deuda, pandemia, disminuyó el pago impuestos x por trabajo , etc)y encima los empresarios multimillonarios no quieren pagar impuestos, q sabemos q es injusto, q éstos no paguen como el resto de ciudadanos, pedirle prestado plata aquien robo al estado digo dinero todo ese enriquecimiento a costa del pueblo o estado, decime como podría solucionar Alberto??? P no depender de esas basuras y sinvergüenzas. Cómo ciudadana presionaría para q salga ley de impuestos al millonario ,pero siempre ,como lo hace todo ciudadano argentino

    • Elisa dice:

      Tal cual. El. mismo se definió como «socialdemócrata» Una línea de pensamiento que no es necesariamente Izquierda de Verdad, algunos países al que es muy afecto así lo han demostrado y lo demuestran a través del tiempo… Pasa que esos países son Ricos tienen resto y pueden sobreponerse en forma muy distinta a estos países nuestros Latinoamericanos…. No veo ninguna salida con equidad y Justicia Social… Con y sin Pandemia y menos con payasos indeseables que siempre están y se dedican a ornamentar y disfrazar tanto edificios como personas…

  3. Cuando Alberto emprendió la cuarentena se produjo un marcado ascenso de su popularidad incluso entre gente que había votado a JxC. La posición de Larreta tiene bastante que ver con eso.

    Si hoy se produce un descenso, no creo que tenga que ver ni con ir ni hacia la derecha ni hacia la izquierda. Hoy se produce un cierto agotamiento y desencanto con respecto a la cuarentena. Se puede ver, al menos en mi región (Berisso, La Plata y Ensenada) y fundamentalmente en barrios de casco urbano, una rebelión molecular contra la cuarentena. Gente que intenta birlar controles y por ahí se juntan, comercios que hacen trampa. Todo eso la gente que cumple con las normas lo ve y también ve que las autoridades municipales no están a la altura de ponerle freno. Por otro lado hoy se incrementaron los casos y muchos creen que las medidas no sirven sin ver que el nivel de contagios, si bien es grande, no se compara con lugares en donde no se hizo cuarentena.

    El descenso de la imagen se produce en cualquier circunstancia a partir de la acumulación de malestares. Los medios manipulan eso e intentan darle una significación que obviamente no es lo que realmente ocurre. Vivo en Berisso en un barrio urbano no céntrico que algunos dirán de clase media. Salgo a hacer mandados temprano por la mañana y soy de hablar bastante con los vecinos que me cruzo siempre a distancia. La mayoría ni sabe qué es Vicentín.

  4. Mario Toer dice:

    Lo de Jorge, de 10.
    Lo oe Osvaldo, bien interesante…

  5. Ezequiel dice:

    Soy de La Plata y kirchnerista, acá en la plata prácticamente no hay y no hubo controles, ahora me pregunto cual es el rédito político de controlar, a garro no le aporta nada y si le aporta que la ciudad se mueva. Con Alberto pasa lo contrario el está obligado a encarar el problema por ser el presidente y por abajo de él no hay nada, en el imaginario de la gente la figura presidencial es omnipresente, si pasa bueno o malo es Alberto, ni Kicillof ni Larreta. Y Larreta sabe que tiene una clase media urbana individualista que son sus votantes, acostumbrados a no cumplir normas sociales en su vida cotidiana porque cumplirían lo que les dice un presidente peronista y la autoridad misma, «cercenan su libertad». Alberto sabe que no puede sostener la cuarentena sin dar un giro policial fuerte y de control, y eso sería lo que la oposición está esperando para confirmar su relato de la infectadura y para que gran parte de la población y los medios Batán el parche con las libertades, esta complejo el panorama. Y el disenso dentro de nuestro frente es fortaleza, el enemigo está en otro lado, la mayoría de nostros lo que le reclamamos son por medidas que Alberto promete pero no salen, ¿sino tenes la rosca política armada para que las anuncias? Lo peor para una medida política es anticiparla le permitís a toda la corporación operar en contra con fakenews y etceteras

  6. Graciela dice:

    Desconozco cuál era la intención de Cristina cuando impulso el frente de todos. ( Además de ganarle a Macri obvio) pero pienso, que está construcción que se hizo permite que la discusión por los modelos de país que es tan necesaria y que nos debemos, se de dentro de un marco democrático, con debate político de alto vuelo. Porque ambos modelos estan representados en el frente. Por ej. Massa dijo que Venezuela es una dictadura en estos días. Y muchos no compartimos eso. (No me queda claro que piensa el presidente). Lo mismo con la intervención de Cristina y luego de Hebe, por los «socios» del mundo económico. Que pareciera que se piensan sumar. Son discusiones que se tienen que dar de cara a la sociedad, y así, se aisla a la antipolitica, que quiere romper todo. Ahora, eso implica mayor responsabilidad de todos en lo que se dice, y como se dice. Y nosotros tendremos que hacer un esfuerzo para ser convincentes de que nuestras propuestas son mejores. No sé si esto es muy simplista.

  7. Robur Singuí dice:

    Ubicar la soledad de un proyecto de gobierno como el del solitario populista en un concierto global de derechización, no deja de encerrar en la impotencia unitaria (el no se puede hacer otra cosa) a los pueblos. En este discurso, eso que había enunciado alguna vez Cristina, la revalorización de Pueblo como concepto, queda totalmente marginado, expulsado, por el imperio de las fuerzas fascistizantes. ¿Puede haber populismo sin pueblo o puramente concentrado en un gobierno? Analizar nombres sin ubicar el juego de intereses que representan lleva todo análisis a una cuestión testimonial. El modelo de agronegocios del campo fue introducido por el menemismo (su ministro de entonces, Felipe Solá, que actualmente baja aranceles para importar precursores para la producción de atrazina y glifosato), la megaminería, el extractivismo, las leyes que amparan la fuga y legitiman el endeudamiento, que somete a los estados a las leyes financieras globales y protege a los grandes grupos transnacionales y su «círculo virtuoso» del capital que tiene su pata financera en el exterior, muestran cómo el centro de gravedad de la discusión es desplazado hacia un teatro de títeres, que no llega ni a sainete. La antipolítica es una de las expresiones efecto de la impotencia declarada de la política de estado: el unicoposibilismo es lo que deja avanzar sin política la violencia estructural del gran capital.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *