A propósito de un cumpleaños no tan banal: Los atributos del poder y el acecho de la antipolítica – Por Daniel Feierstein

Moral y cívica – Por Martín Kohan
13 agosto, 2021
FOTOS – Por María Pía López
15 agosto, 2021

A propósito de un cumpleaños no tan banal: Los atributos del poder y el acecho de la antipolítica – Por Daniel Feierstein

Foto: Erich Salomon.

Foto: Erich Salomon.

El sociólogo Daniel Feierstein sostiene que en un proyecto político cuya razón de ser es la reconstrucción de la confianza en la palabra pública y en el gobierno como herramientas de expresión de las necesidades de quienes más sufren, la foto del cumpleaños en Olivos en días en que regían las medidas de restricción tiene un peso simbólico y político importante, y constituye una afrenta a quienes hicieron sacrificios extremos en la mayor catástrofe vivida en nuestra historia. Este episodio, afirma Feierstein, alimenta el creciente avance de la antipolítica.

Por Daniel Feierstein*
(para La [email protected] Eñe)

 

La noche de Varennes es una película del genial Ettore Scola que narra el intento de fuga del rey Luis XVI durante los años de la Revolución Francesa. Uno de los episodios del film muestra al rey sin sus “atributos” (los elementos simbólicos que le conferían su autoridad: ropa, pelucas, escenarios, contexto) y enseña algo fundamental: el rey, como toda autoridad, es una construcción simbólica. Sin sus “atributos” el rey ya no es rey.

A diferencia de la monarquía, en los sistemas democráticos la legitimidad del gobernante (sus “atributos”) se asienta en un “contrato” (también simbólico) con la población: ser garante del proyecto político que encarna, cuyas propuestas se someten a la compulsa popular. Si el monarca era representante de un orden suprahumano, el gobernante democrático es representante de la voluntad popular.

Esa imagen que dio origen a la modernidad se encuentra en una profunda crisis. En Argentina es posible observar su derrotero desde el fin de la última dictadura. En el caso de Alfonsín, el quiebre fue consecuencia de la presión de los poderes concentrados, lo que no disminuye el impacto subjetivamente destructivo para la población (y en especial para la generación que se sumaba a la política en los 80) de aquel “felices pascuas” con el que dejó impotente la masiva movilización que buscaba poner un límite a la impunidad de los genocidas y a la extorsión militar.

Carlos Menem inauguró la traición incondicional al mandato popular. Electo bajo las consignas del “salariazo” y la “revolución productiva” se encargó de ejecutar una brutal política de ajuste, con sus consecuencias en la destrucción de empleo, privatizaciones, apertura de las importaciones y arrasamiento de la estructura fabril.
Fernando de la Rúa fue votado para terminar con la corrupción menemista y comenzó su gobierno sancionando una ley de flexibilización laboral votada con el pago ilegal a representantes políticos en el Parlamento, lo cual generó la renuncia de su vicepresidente y la continuidad del esquema económico menemista lo condujo a la crisis política de diciembre del 2001.

Néstor Kirchner leyó la gravedad de la destrucción de las bases de legitimidad del ejercicio democrático y buscó recomponer con éxito la relación de la población con la política y sus representantes, al punto de entusiasmar a una nueva generación. Recompuso de algún modo aquellos “atributos” con una acción básica: prometer menos y buscar el cumplimiento de dichas promesas.

El gobierno de Mauricio Macri, en contrapunto, fue la asunción descarnada del cinismo, el reconocimiento público explícito de que las declaraciones políticas se hacían solo para decir “lo que la gente quiere escuchar”, para lo cual se rodeó de especialistas en opinión y focus groups. Así surgieron discursos como “pobreza cero” o “revolución de la alegría”. Era el intento de construir una nueva legitimación: gobierna quien nos engaña mejor.
Todo ello ha ido abonando año a año las filas de la antipolítica, el voto en blanco y, con ello, la dificultad para resolver la vida social y el conflicto en el espacio público y colectivamente.

 

El nudo actual del problema.

El sistema democrático resulta cada vez más disfuncional a las transformaciones en las lógicas de acumulación del capital, que requieren crecientes redistribuciones regresivas de la riqueza. A diferencia de las experiencias dictatoriales, ahora aumenta el acompañamiento de sectores concentrados de poder a las propuestas que buscan corroer la legitimidad democrática y apostar al abandono de la participación política por parte de las mayorías, dejando que prime “la ley del más fuerte” y que cada quien deba enfrentar solo su infortunio, al tiempo que se busca desviar el odio hacia “la casta política”. Es lo que pregonan en nuestro medio figuras como Javier Milei o José Luis Espert. Es con ese discurso que han crecido los fascismos en el siglo XX europeo y figuras como Bolsonaro o Trump en el siglo XXI americano.

Es justamente por todo ello que la foto del cumpleaños en Olivos en días en que regían las medidas de restricción tiene un peso simbólico y político fenomenal. No se trata, como algunos creen, de un “error” o que la indignación ciudadana sea meramente parte de una “moral republicana” de ocasión que trata de convertir lo banal en relevante.
En un proyecto político cuya razón de ser es la reconstrucción de la confianza en la palabra pública y en el gobierno como herramientas de expresión de las necesidades de quienes más sufren, este hecho constituye una afrenta a todos y cada uno de esos valores, una cachetada en el rostro de quienes hicieron sacrificios extremos en la mayor catástrofe vivida en nuestra historia.

Ninguna excusa resulta suficiente. El daño es mayúsculo y alimenta el creciente avance de la antipolítica. Entre tantos, lo dijo de un modo conciso Natalí Schejtman en las redes sociales: “qué oportuno que la política otorgue una muestra de que es una casta de privilegiados cuando las nuevas derechas dicen que es una casta de privilegiados”.
El cumpleaños en Olivos es el extremo grotesco de no haber comprendido nunca la gravedad ni las necesidades que imponía la situación pandémica. Son numerosos descuidos en uno y que se suman a muchos otros. Pero el más grave de todos es minar la confianza en la palabra pública al enrostrarnos que la ley no es igual para todos y que los sacrificios los hacen solo los mismos de siempre. No es equivalente que eso lo actúe quien cree que “se cae” en la educación pública que quien viene a recuperar un espacio de construcción colectiva. Toda igualación o comparación es en ese sentido engañosa.

La creencia que las normas no están hechas para mí es el corazón de la transformación de la subjetivación contemporánea y constituye un obstáculo fundamental para la propia continuidad del lazo social tal como lo hemos conocido en la historia moderna.

En el momento en que la disputa por la subjetividad pasa por recomponer la importancia de la actividad política como medio para la acción cooperativa, la figura presidencial (representante de un proyecto que reivindica ese legado más allá de que otros movimientos también lo hagan) demuestra que se considera miembro de una casta que no se siente obligada a respetar la ley, ni siquiera las propias normativas que firma de puño y letra.

Esto no se resuelve escondiéndose bajo la mesa ni apelando al “ah, pero Macri”. Requiere asumir el daño realizado al conjunto del campo popular y diseñar estrategias para recomponer la confianza, reconstruir los atributos que legitiman a los representantes políticos en su relación con el pueblo al que representan. Un desafío que era previo al cumpleaños en Olivos pero que aparece potenciado con el escándalo.

Este desafío no puede asumirlo solo un presidente, ni siquiera solo un conglomerado político. Requiere que haga carne en el conjunto de la militancia popular y, con mucha mayor razón, en sus representantes, sean parte del partido que sean, como modo de reconstituir los “atributos” necesarios para el ejercicio del poder.

En este debate se juega la condición de posibilidad de cualquier proyecto del campo popular. No comprenderlo o minimizarlo implicará abrirle las puertas a la noche neofascista que incuba, como el huevo de la serpiente, en las corrientes subterráneas de nuestro país y nuestra región.

 

Buenos Aires, 13 de agosto de 2021.
*Investigador CONICET. Profesor en UNTREF y UBA.

36 Comments

  1. Graciela Ecker dice:

    Excelente análisis, libre de subjetivismo ideologico, que apela a la necesidad de recuperar la confianza en la política y en los políticos y en los verdaderos valores democráticos.

    • Gladys dice:

      Muy buena nota. En el derrotero de legitimidad de los sucesivos gobiernos que se indican, me pregunto por la razón de la ausencia expresa de los dos gobiernos
      de Cristina…

    • Roberto Tusman dice:

      Lo relevante no es decir o no la verdad, sino asignarle la misma importancia a un detalle, que al fin y al cabo no fue mas que un error, que a delitos gravísimos del anterior gobierno.
      Me da la impresión de que estoy escuchando a Patricia Bullrich cuando hablan los periodistas progresistas, políticamente correctos.

  2. Cacho dice:

    Los peronistas sabemos que el poder real pasa por otro lado, lo único que tenemos para luchar contra él es la palabra y la credibilidad y hacemos de ellos un valor. Si ese valor se cae, fuimos! Porque la credibilidad se pierde una sola vez y para siempre, como la virginidad. Quien puede creer en la palabra presidencial ahora? Nadie! Los Convencidos seguirán bancando no por CFK, sino porque no hubo ni habrá nada peor a Macri. El problema está con los Circunstanciales (que son los que deciden siempre). Habrá que cruzar el desierto rezando. Si la temperatura sube, la renuncia es una alternativa. Que venga alguien capacitado para solucionar este desastre.
    No habrá juicio político, son amagues para la misma jugarreta, limarlo para restarle autoridad moral, lo quieren débil. No es ahora, están mirando el 2023

  3. Diego dice:

    Excelente artículo. Muy acertado por el autor, las analogías con películas de directores como Scola o Bergman. Saludos.

  4. Roberto Luayza dice:

    Por qué se sacan fotos?

  5. Anabella dice:

    Excelente análisis

  6. Liliana dice:

    Lúcida y concienzuda reflexión de D. Feierstain. Cómo es su costumbre. Gracias!

  7. María Silvia Ridriguez dice:

    Me gustaría debatir el hecho , sus resonancias,y repercusiones por fuera del tiempo electoral que lo significa particularmente, y que apunta a manipular emociones capitalizadas por una derecha fascista oculta bajo semblantes de moralina republicana. No justifico la acción , y considero que la construcción democrática, depende del trabajo del pueblo, no sólo de la militancia , mas allá de las conducciones que siempre seran contingentes.

  8. Daniel Victor Santilli dice:

    Muy claro y muy duro, como debe ser. Para que tenemos conciencia. Y como dice Cacho, el problema son los que siempre terminan definiendo, los del medio, los circunstanciales. Felicitaciones Daniel, Ojala lo asuma la militancia

  9. Lisandro C. dice:

    DESCARNAR el proyecto. Es hora de desarmar la trampa del integrismo maximalista de la antipolítica y el «honestismo» caparrosiano. El candidato es el PROYECTO, se dijo al principio de esta campaña. Nunca se habrá elegido mejor a priori una estrategia. Que los antipersonalistas-antiperonistas, se queden pedaleando en el aire. El Pueblo pondrá las cosas en su lugar, despejando las brumas especulativas de nuestra atmósfera microclimática de intelectuales.

  10. pablo briancesco dice:

    me preocupa que no se aclare que no sólo no se cumplió con lo que la mayoria del pueblo cumplió, sino que dicha conducta puso en peligro la salud del presidente, porque una cosa, grave, es lo relatado en la nota que tan bien va a aprovechar la oposición, y otra es el resultado del incumplimiento del protocolo; no sólo debemos hablar de privilegios sino de cuidar la salud propia y ajena.

  11. marcelo dice:

    todo pasa decia Julio Grondona.

  12. increíblemente claro, me sorprende el poder de análisis de Daniel, por supuesto que ya lo conocemos de antes, pero siempre me sigue sorprendiendo, claro, concreto y sobre todo el uno de los pocos que va a lo más profundo, casi como gritando en el desierto, sobre el fascismo que se nos viene. Y los progres que suman defección tras defección también serán responsables.

    • Ana B dice:

      Grande vos también Mariano, te saluda una paisana tuya que te sigue de hace muchos años en la radio! Tus aportes siempre son valiosos y mucho has gritado desde el desierto nuestro, lleno de soja y glifosato

  13. Stadnik Balestra Flavio dice:

    Si a todos los hechos acaecidos nuestros beligerantes periodistas e investigadores multipropósito le pusiera el mismo espíritu combativo para esclarecer las cosas . Ya hubiera aparecido Tehuel, sabríamos que pasó con el ara San Juan, su hubiera esclarecido definitivamente el caso AMIA y conoceríamos a ciencia cierta que pasó von el fiscal Nissman. Pero es Argentina y los medios quieren vender. Está bien lo que hizo el Sr. presidente NO no está bien , dejemos de dramatizar todo. Hay cosas más importantes en este país que hacer tanto lío por una cena. Al darle tanta importancia a este tema demuestra lo berreta que se está poniendo la discusión en este país.

  14. Cecilia dice:

    En la historización del principio pasa de Néstor Kirchner a Macri, ¿por qué no está Cristina?

    • isabel dice:

      Estimado Daniel….se olvidó de los 8(OCHO) años de Gobierno de Cristina .

      Otrosí digo,terminenla un poco. Si,lo que hicieron es una bol…gigantesca, dolorosisima para cualquier peronista.

      Mi hijo fue al Jackson Memorial en Miami en enero del 2020,a terminar su residencia de médico pediatra intensivista( es usual ,nono,no somos millonarios), y le «agarró » la pandemia».
      Quedó varado.El Consulado Argentino tenía las puertas CERRADAS. Y dejó un papelito en la puerta con un nro de Whats App.EL CONSULADO ARGENTINO.

      El Hospital donde mi hijo fue a ESTUDIAR(aunque Ud pone que TODOS los que viajaron fueron de vacaciones,,si,lo leí en su libro PANDEMIA)
      le dijo que no fuera más pués solo se iba a ocupar de enfermos de COVID

      Entonces mi hijo empezó a comer esos vasos de fideos inmundos para no gastar en morfi…por ej.No sabía cuanto más iba a estar.
      Finalmente, llegó la propuesta de pagarse un nuevo boleto y viajar en un charter de Eastern,que venía a BUE a buscar gringos.Estuvo aislado 7 dias en un Hotel,y en un taxi ad hoc,lo llevaron a su casa,donde estuvo otros 7 dias,
      No nos vimos personalmente creo que hasta julio…

      Son bol..o no son bol…?si,lo son,pero es todo lo que tenemos..Abajo de Alberto hay miles y miles que nos cuidamos, que dejamos pasar cosas ,justamente, porque el enemigo es muy fuerte.
      Me he tragado 798 sapos a lo largo de mi vida con mis convicciones,creamelo

      ahora,trátenme de burra,de peroncha cabeza dura, de lo que quieran..
      pero ya está.dejen un poco en paz a un país temblequeante,
      Hay cosas más importantes,
      Si quieren con tanto afán tirar abajo un gobierno peronista,,por favor, háganlo con otra cosa, menos banal.

      Le acabo de contar lo que pasó con mi hijo,que es nieto de un Juez de Cámara que quedó cesante con la fusiladora,y por años no pudo siquiera ejercer como abogado,,,Mi padre.
      Si me dice dónde,le envío toda la documentación probatoria, más de uno va a saltar…

      Con todo mi afecto y mi siempre profunda adniración,le saludo.

      • Mabel dice:

        Abrazo Isabel. Agradezco tus palabras, tan sencillas que todos podemos comprender. Así es, como lo decís: «si quieren tirar abajo a un gobierno peronista, que lo intenten con algo menos banal» Ese es el quid de la cuestión. Sigamos apoyando a este gobierrno que elegimos

  15. Malvón de Berazategui dice:

    Por supuesto que (para mi) no existe nada mejor o superador a la Democracia como tal (el gobierno del pueblo, para el pueblo, etc…) pero el Republicanismo está en estado terminal. Una metástasis putrefacta de poderes de todo tipo han vaciado su espíritu. He sido militante a tiempo completo de más joven, militante cuando puedo ahora, pero la verdad, ya no me dan más ganas. Hay que reconocer, nos guste o no, que hasta [email protected] polí[email protected] más potables o [email protected] en realidad viven en otro planeta.
    Respecto a Alberto Fernández; en serio esperaban un político con empatía con la gente de un abogado que tiene una empresa de seguros (mundo de las finanzas), vive en el lugar más caro de la Argentina y educó a su hijo siempre en establecimientos privados? Podrá ser buen tipo… bastante honesto (ponele), quizá sea bueno para la rosca… pero él está más cerca de un yuppie de la City que de mi o de los vecinos de mi barrio (recuerdan al inicio de la pandemia el «asombro» en el Gobierno ante la cantidad de gente no bancarizada y de changarines que había? Se acuerdan de Guernica?
    Me cuesta mucho no «troskearme». Me cuesta mucho no decir «son todes iguales». Los derechosos por ideología y el resto por modositos, miedosos o vendidos, terminan haciendo lo mismo o no haciendo lo necesario. Me tienen harto.

  16. Liliana Carbajal dice:

    Buenísimo análisis…. lastima que tantxs no adviertan esto… viven en tal burbuja que ninguno de lxs que estaban alrededor se dieron cuenta? Advertir / asumir el error un año después cuando te pescaron es infantil…. hubiera estado mejor decir que advirtió el error y que no se repitió…. o tal vez temen otras fotos…. lo que sería un desastre…

  17. Rodolfo Pesa dice:

    Gracias por la nota, y por éstos espacios que nos permiten madurar en el intercambio de miradas.

  18. chino dice:

    la pregunta es ´esta es la política´? por estos changos uno se comprometería? la pregunta es ´dónde está la politica´ con la que uno se compremetería? escribiendo lo que escribe, el autor se esconde en la sarasa de la antipolítica… ellos mismos son la antipolítica! el vacunatorio vip es la antipolítica, esta última verguenza es la antipolítica!! si viviéramos en un país decente (en el que la ética formara parte de la agenda pública) debería renunciar… por lo que hizo y, fundamentalmente, porque mintió luego para esconder lo que hizo. y así combatiríamos la antipolítica.

  19. David dice:

    Es muy valiosa la lectura de este análisis. Me pregunto por el significado instrumental que tiene cada vez más el «costo político» y por su estatuto real en la sociedad. ¿Quién paga el costo político? ¿Un presidente puede renegociar los acuerdos y consensos de la coalición que forma parte usando la carta del «costo político»? Cuando nos preocupamos por la legitimidad herida, ¿no tememos en realidad a que el vale todo se instale al interior del palacio? Nace la desconfianza: ¿se puede poner en juego el honor, la palabra, el legado histórico, la propia biografía y salir indemne y reconstruir el poder? ¿Solo son flaquezas humanas? Cristina, reunida con Alberto, luego del escándalo, fue una medida de política pública de primer orden y de sentido común. Eso, lo común, es lo que el nuevo significado del «costo político» pone en crisis.

  20. Carlos Butavand dice:

    Encuentro en la nota algo que suele ocurrir a la mayoría de los periodistas o «profesionales» que no tienen contacto consciente con la realidad. Lo que ha ocurrido en Olivos no es un hecho aislado. Es una práctica incesante y normal de los dirigentes y militancia política afines al gobierno. Vasta andar por los municipios, escuelas y demás organizaciones copadas por la campora para advertir esta práctica permanente que, con mucho acierto, Daniel describe como «transformación de la subjetividad». Es notorio que dirigentes y militancia no han podido darse cuenta que han sido alcanzados por eso mismo que ellos creen combatir: egoísmos y privilegios que, con una pirueta retórica objetivan en el neoliberalismo, en Macri o en el que sea lo cual es verdad. Esta práctica permanente que da la espalda al pueblo, a su sabiduría y a su honestidad cuasi ingenua, lleva a mucho de nosotros (votantes de A. Fernandez) a indignarse, pero no a odiar. Tampoco profesamos la anto-política, al contrario; la práctica política es vital. Pero no confundamos: hay quienes nos indignamos, pero no odiamos; hay quienes exigimos una actividad política basada en la solidaridad y el comunitarismo (hoy ausente por más que digan lo contrario) y no por ello somos anti-política. Somos anti-política de esta práctica política aristocrática, sí aristocrática. Periodistas y profesionales deberían venir al conurbano bonaerense, a escuelas, municipios y demás para hallar replicados modelos neoliberales en la mismísima militancia y dirigencia del oficialismo. Lo del cumpleaños salió a luz, el resto permanece en la penumbra, invisibilizado y ocultado. El oficialismo, como la oposición, tratan de gestar un modelo político basado en ideologías que dan la espalda al latir popular. Hasta que esto no se revierta, seguiremos igual. Para hacer política, como decía nuestro Rodolfo Kusch, hay que develar y escuchar la sabiduría popular y en base a eso diagramar un programa de acción.

  21. Grisela dice:

    De Nestor pasa a Macri……..y lo 8 años de Cristina?

  22. Monica Elisabeth Arias dice:

    Un análisis que cerca bien el problema desencadenado y le otorga la gravedad que tiene.

  23. Miguel Angel dice:

    No me importa lo que haya hecho AF respecto a esta foto. Yo y mi familia nos cuidamos de acuerdo a las indicaciones que él dio y por eso estamos en pie, vacunados y con la esperanza intacta. El presidente, se tuvo que aislar no se ya cuantas veces y también parte del gabinete, por no respetar el protocolo, pero no murió nadie de ellos…de las marchas opositoras murieron miles, y ahora mismo menores a 40/50 en uti por negarse a la vacuna.

  24. Marcos Saal dice:

    Gracias Daniel por el análisis, muy claro y necesario. Me permito observar la cuestión de los «atributos» que modera las expectativas. Los reyes (por caso los Luises) carecían (por naturaleza del origen de su poder) del respaldo popular. La foto dejó a Alberto desnudo, y entre todos tenemos que arroparlo, porque la construcción simbólica que está implícita en el capítulo actual de la batalla cultural tiene efectos dramáticos sobre la realidad. No es el peor versus el menos peor. Es uno de los nuestros (o que defiende nuestros intereses) contra los que nos quieren robar el futuro. El huevo de la serpiente anida en algún lado, y los sectores del poder concentrado, no dudan en incubarlo si eso les permite acumular ganancias y privilegios.

  25. Ana B dice:

    La verdad, vergonzoso. Tengo veintiocho años y vivo con mi novio de 33, en todo el 2020 vi a mis padres 3 veces, nunca me junte con amigos y me puse la gorra con mi familia las pocas veces que se juntaron para algún cumpleaños y con protocolos mediante. Sigo con preocupación el crecimiento de la derecha neofascista y si bien Fernández nunca me engañó (aquí jamás olvidamos sus columnas en los medios del establishment embistiendo permanentemente contra Cristina) apoyé al gobierno, milité la campaña (mi familia es peronista y de izquierda y nos cagamos de hambre en el gobierno anterior, cosa que no nos sucedía desde la recuperación de la crisis iniciada en 2003 pero que llegó a nuestras vidas más o menos para 2006 o 7, y de hecho yo que era bailarina clásica y mi pareja actor tuvimos que prácticamentecambiar nuestros proyectos de vida). converso siempre que puedo con los vecinos, vivo en una ciudad pequeña en Córdoba, los vecinos son fachos en general, conservadores, pero yo soy mi batalla cultural y estudio historia para hacerlo (gracias a macri, pero ese es otro tema). El viejo facho de la despensa (es el apodo de cariño que le pusimos con mi novio) me dijo, viste hijita, tanto defendiste la cuarentena y yo no pude ir al velorio de mi mamá el año pasado…. y, qué decir? Qué responder? Sigo defendiendo los cuidados que nos sean posibles… pero mi familia volvió a no llegar a fin de mes por largos y amargos meses el año pasado… no hay impotencia más grande que el que te enrostren los privilegios en la cara…. esto debe parar y no le veo gracia alguna. Espero que podamos elaborar la salida entre todes y que no tengamos por presidente a miley o masa. Sino, chau picho

  26. Antonio dice:

    Y Cristina? No existe para vos Feierstein? El cuadro político más importante de los últimos 20 años no merece una línea de tu pluma.?
    O no entendés nada de política o sos un machirulo.

  27. Isabel dice:

    Exactamente, es para analizar, tal vez él pueda aclararlo. No me gustó.
    Por qué nos cuidamos hasta de nombrarla? Desmerece el contenido

  28. Martha dice:

    Acuerdo con Gladys

  29. Luis H. dice:

    Excelente análisis. Con omisiones. Pero bue… La antipolítica está ahí nomás. Eso es lo que debemos considerar urgente… Gracias

  30. […] sociólogo Daniel Feierstein —en una nota que recomendamos— sostiene que para un proyecto político cuya razón de ser es la […]

  31. MIRADA CRITICA dice:

    Me parece sumamente desorientado darle tanta importancia a la foto y no hacer una análisis cuidadoso de quien la filtró, traidor, o se dejó hackear, pavo. La vida no es pura y uno mete la pata, pero lo importante es si vamos para adelante o para atrás y no dedicarle ESOACIO a los ataques de la derecha, leve o dura.