Votar y botar – Por Hugo Presman

Intentos de explicación – Por Hugo Presman
25 octubre, 2019
Neoliberalismo y Derechas – Por Jorge Alemán
30 octubre, 2019

Votar y botar – Por Hugo Presman

Hugo Presman festeja con alegría y mesura el triunfo de la fórmula Fernández-Fernández y sostiene que es un éxito recuperar el gobierno luego de cuatro años de denuestos y contra una concentración de fuerzas gigantesca. Advierte también que el 40 % obtenido por Juntos por el Cambio es una muestra de fortaleza del modelo derrotado electoralmente, después de un gobierno desastroso.

Por Hugo Presman*

(para La Tecl@ Eñe)

 

Como siempre, fui a votar con la alegría de una generación de la que formo parte, nacida entre 1945 y 1950, a la que se le impidió por décadas el ejercicio de este derecho trascendental. Justo es reconocerlo, a muchos nos importaba entonces, más la revolución que la democracia burguesa. Pero ahora concurría, con la esperanza de terminar con una pesadilla, este 27 de octubre no era un día más en el almanaque. Nueve años atrás moría quien en el 2003 nos proponía un sueño: reconstruir nuestra identidad como Nación, una Argentina que contenga a todos. Había que introducir un sobre en la urna, como siempre; pero como pocas veces, votar era botar. Desplazar un modelo refundacional que vino para terminar definitivamente con el peronismo, atacando y descalificando al kirchnerismo, envoltorio a través del cual se disimulaba que el objetivo último era aniquilar al peronismo. El modelo primario-extractivo-exportador combinado con el de valorización financiera, produjo un industricidio que adelgazó sustancialmente la cantidad y peso de la clase obrera y en consecuencia, condujo a la anorexia al componente principal y definitorio del peronismo. Al introducir mi voto en la urna votando a Fernández-Fernández, pensé que botaba a Macri- Pichetto, pero tuve bien en claro que esa dupla es sólo una expresión del poder económico, de los medios cómplices, del establishment financiero internacional, de los medios internacionales que los representan; de Donald Trump, de la influencia de EE.UU en el FMI, y de las políticas depredadoras de ese auditor de los acreedores. Cuando introduje el sobre en la urna, escuché en mi interior el grito de los que se cayeron del sistema, de los millones de pobres e indigentes, de los jubilados hambreados, de los chicos que comen salteado, de los condenados a vivir de los planes, de los que se movilizan desde las organizaciones sociales, de los científicos arrinconados, de las universidades desfinanciadas, de los padecimientos de los que permanecen o han sido expulsados del INVAP, del CONICET, del INTA, del INTI, de la CNEA; de los médicos y enfermeras sostenes de una salud pública destrozada, de los docentes contenedores de una situación social explosiva que fueron denostados y hambreados.

Me pareció que de la urna salía una mano pidiendo auxilio por los miles de negocios cerrados; por los que se han ido del país y por los que pensaban hacerlo ante la continuidad de políticas neoliberales que los llevaba a avizorar la inminente expulsión de la mitad de su población.

Pero había otras urnas que apoyaban a la fórmula oficialista porque creen en el republicanismo de cartón, de valores que el gobierno enuncia pero no practica, y por las amenazas pregonadas en la propaganda oficial y en los medios cómplices: la libertad y la democracia estaban en peligro.

El macrismo hizo una buena elección repuntando la catástrofe de las PASO, desmintiendo a la totalidad de las encuestadoras, las grandes derrotadas; a las bocas de urna dudosas, que le daban a la principal fuerza de la oposición entre 12 y 20 puntos de ventaja.

De los cinco principales distritos de la Argentina blanca, buena parte de la pampa húmeda, el oficialismo ganó en cuatro: Capital Federal (notable elección de Horacio Rodríguez Larreta), Santa Fe, Córdoba y Mendoza, perdiendo sólo en Provincia de Buenos Aires. A ello hay que agregar San Luis y Entre Ríos que constituyen la franja amarilla de un mapa electoral que reproduce la camiseta de Boca. Norte y sur del Frente con Todos, en el medio el territorio macrista. Prueba que esos ciudadanos del territorio amarillo aún conservan expectativas sobre la reversión de las desastrosas consecuencias de las políticas neoliberales y que el kirchnerismo en primera instancia, el peronismo en general, todo ello englobado como populismo, les resulta una propuesta indigerible. En total, la fórmula oficialista sacó apenas 1,30 puntos menos que Cambiemos en las legislativas del 2017.

Una primera explicación es que la disminución de los votos de Lavagna, un poco más de dos puntos, y un poco más del punto y medio de retroceso de Espert y Gómez Centurión, fueron a “Juntos por el cambio”. El resto son los nuevos votantes incorporados y aquellos fluctuantes que en las PASO decidieron castigar a su preferencia electoral, pero ante una primera vuelta que actuó como si fuera un balotaje, volvieron a lo preferido en detrimento de lo temido, que coyunturalmente utilizaron como un tirón de orejas; ello a pesar de que la situación económica aún es mucho más grave el 27 de octubre que el 11 de agosto.

También una demostración que las concentraciones, los discursos motivadores, el accionar territorial, los baños de popularidad, en los que incursionó el macrismo, reivindica que la política caracterizada injustamente como la vieja política mantiene su vigencia.  

Por otro lado y en oposición, Mauricio Macri es el único presidente desde 1983 que intenta la reelección desde el gobierno y no lo consigue.

Axel Kicillof ratificó lo que hizo en las PASO, una gran elección, María Eugenia Vidal aumentó seis puntos y Juntos por el Cambio ganó en Mar del Plata, uno de los emblemas de la pobreza, a la que contribuyó activamente, y revirtió en relación a las PASO, municipalidades a las que daba por perdidas por la amplitud de las diferencias como Lanús, Tres de Febrero y La Plata.

Difícil determinar adonde fueron los votos que perdió Del Caño, de un poco más de medio punto.   

Aquel 10 de diciembre de 2015 cuando por primera vez el establishment llegó al gobierno por elecciones legítimas, parecía un deseo más que una posibilidad el cantito “Vamos a volver, vamos a volver”

Aquel 10 de diciembre del 2015 no dudé sobre lo que venía. Haber acertado no me alegra, porque es un acierto en un mar de dolores, desesperanzas, frustraciones y que nos obliga recorrer un camino de cornisa, un futuro incierto, un escenario internacional adverso.

Shakespeare ponía en boca de uno de los protagonistas de sus dramas que “La oscuridad más profunda es la que precede al amanecer.” Pero amanece, y no es poco. El amanecer no nos asegura ni mucho menos que los días con sol estén por llegar. Pero sí nos garantiza que las sombras empiecen a disiparse, que el horizonte se abra, que el optimismo amplíe su grosor, que un futuro mucho mejor no es algo inalcanzable.

Votamos pero finalmente no botamos. Sólo desplazamos. Los dos modelos perviven con buena salud. Es un éxito después de cuatro años de denuestos recuperar el gobierno, contra una concentración de fuerzas enormes. Gigantesca. Es una muestra de fortaleza del modelo derrotado electoralmente, sacar el 40% de los votos después de un gobierno desastroso.

El resultado parece paradojal: los triunfadores lo hicieron por mucho menos de lo esperado, y de ahí que puede ver alegría pero de ninguna manera euforia, y los derrotados pasaron de una derrota catastrófica a una que está lejos de cerrarle el futuro. 

No será nada fácil subir una cuesta tan empinada, pero tampoco lo fueron el Éxodo Jujeño, la declaración de la Independencia, el cruce de los Andes, la lucha contra Inglaterra en las Invasiones Inglesas y el combate de la Vuelta de Obligado contra las dos flotas más grandes de la época, debiendo agregarse la imponente quita del 75% de la deuda. Algunas páginas meramente enunciativas de una historia jalonada de hechos gloriosamente recordables.

Lamentablemente la fórmula Fernández-Fernández no alcanzó el porcentaje esperado y seguramente necesario de un 52 o 54% como base de sustentación ante la envergadura de los obstáculos a superar. Ahora no cabe otra que llegar a ese porcentaje por la eficacia en el ejercicio del gobierno

Votamos y no botamos. Está claro que no es un definitivo punto final a las políticas neoliberales. Esa diferencia que estriba en tener una patria o ser ciudadano precario de una colonia.

La historia no ofrece pólizas de seguro contra los retrocesos. Sería lamentable transitar nuevamente por caminos suicidas. Eso es sólo una hendidura en una noche para celebrar.

Votamos y no botamos. Desplazamos. Levanto mi copa y mi felicidad por la esperanza de un país inclusivo con todos los argentinos adentro. Llevando a la práctica aquella frase memorable de Evita: “Donde hay una necesidad hay un derecho”. Un país donde los privilegios de los poderosos no sean derechos y los derechos del pueblo no sean considerados privilegios; con políticas nacidas desde el pueblo y no desde la satisfacción de los mercados. Como argentino hasta la médula, comparto en este momento de alegría un brindis de mis ancestros judíos: “Lejaim”, que quiere decir “por la vida”. Sí, por la vida digna, que es por la que luchamos.

 

Buenos Aires, 28 de octubre de 2019

*Coconductor del programa radial EL TREN, con más de 16 años en el aire. Contador Público recibido en UBA. Fue profesor de Economía Política en la Facultad de Ciencias Económicas de la misma Universidad. Es Periodista. Sus trabajos son publicados en diversos medios nacionales e internacionales. Es autor del trabajo de investigación “25 años de ausencia” y participó con trabajos en los libros “Damián Carlos Álvarez Pasión por el libro” e “Insignificancia y autonomía”. Debates a partir de Cornelius Castoriadis.

Además es coautor del libro “Bicentenario de la Revolución de Mayo y de la Emancipación Americana” 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *