POSTEMILLAS – Buenos Aires me vas a matar – Por Vicente Muleiro

Algunas consideraciones sobre la relación con China – Por Carlos Raimundi
13 junio, 2020
Vicentin y el fondo de la cuestión – Por Ricardo Rouvier
16 junio, 2020

POSTEMILLAS – Buenos Aires me vas a matar – Por Vicente Muleiro

Por Vicente Muleiro*

(para La Tecl@ Eñe)

                                          

                                                      Postemilla. 1. Absceso que supura. 2. Punta visible de un tumor.

 

No tanta risa. A medida que salta el virósico espionaje de la AFI y se exhibe documentación, es difícil no soltar la carcajada ante la redacción de esos informes elaborados por esa banda de Superagentes 86 sin gracia. Parecen salidos de una novela policial escrita por el Hombre Bobo que personificaba Diego Capusotto. Pero quizá sea mejor contener el jolgorio. La cruzada de la raquítica inteligencia amarilla bien puede leerse como el paradigma de una época trágica donde gansada y choreo, idiotez y violencia, estupidez y muerte venían en un mismo pliegue.

                                                                                      ————————–

Casi como oído al pasar. “Ya vas a ver cuando termine la cuarentena”.

                                                                                      ————————–

Un paranoico común. El lugar común paranoico de estos días, -del que para nada estoy a salvo-, dice que la derecha busca afanosamente que la política sanitaria gubernamental fracase. El detalle es que ese fracaso se traduciría en millares de muertes. Trato de apartarme del catastrofismo pero el diablo se me sienta en el hombro y me sopla al oído una frase de María Moreno, que no recuerdo con exactitud ni encuentro en archivos, pero que dice aproximadamente así: “En la Argentina los paranoicos tienen razón”.

                                                                                      —————————

Cuento breve. Terminó de limpiar y decidió festejarlo con un mate. Con el rigor de siempre se lavó las manos, las secó y las frotó sin mezquinar alcohol. Tras depositar la pava en la hornalla insistió en  vano con el encendido automático. Pero no había caso. Tomó la caja de fósforos.

                                                                                       ————————–

Asociaciones. Contempla los altos paralelepípedos apenas moteados por las persianas bajas y alguna luz insomne. Contempla el cielo nocturno, troquelado por los edificios que se superponen, a lo lejos, como un tetris congelado y caprichoso. Silencio en la noche, la ambición descansa en la ciudad de los runners y los caceroleos privados. Recuerda un libro de poemas de César Fernández Moreno –sí, el hijo de Baldomero- que se titula Buenos Aires me vas a matar.

 

Buenos Aires, 15 de junio de 2020

*Escritor, dramaturgo, poeta y periodista.

1 Comment

  1. Sole dice:

    Me encanta leerte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *