Mariano, un Macri arrepentido – Por Carlos Ulanovsky

Ilustración: Daniel García
Apuntes sobre el debate – Por Luis Bruschtein
10 febrero, 2021
La muerte de Marat, de Jacques-Louis David
Decrepitud del tiempo – Por Horacio González
12 febrero, 2021

Mariano, un Macri arrepentido – Por Carlos Ulanovsky

Foto: Pepe Mateos

Foto: Pepe Mateos

En estas horas, el periodista Santiago O’Donnell atraviesa una verdadera odisea. Su último libro – Hermano, el íntimo, dramático, fuertísimo alegato de Mariano Macri sobre su hermano, el ex presidente de la Nación Mauricio Macri – fue objeto de una encerrona judicial. Apareció en octubre de 2020, tuvo una aceptable venta y repercusión en los medios, aunque no en todos. Ahora, el protagonista de la grave denuncia parece haberse arrepentido de haber pateado un tablero de, como anuncia la portada, “poder, política, negocios y familia”.

Por Carlos Ulanovsky*

(para La [email protected] Eñe)

 

En el momento de aceptar hablar para un libro y de buscar a un periodista como O’Donnell para su realización (“Te conozco y conozco a tu familia”, le confió al principio) Mariano contabilizaba 13 difíciles años de enfrentamientos con Mauricio. El periodista y escritor prestigioso, integrante de redacciones como Los Ángeles Times y The Washington Post, ahora al frente de la sección El Mundo de Página 12, convino su rol de entrevistador con seriedad y de paso aclaró el lugar de su entrevistado. “Quedamos en que yo le iba a preguntar lo que quisiera e iba a ser dueño del material. También quedamos en que no haría nada si lo que decía no me interesaba o si sentía que no decía la verdad. Pero si avanzábamos, si revelaba información comprometedora tenía que publicarla, sí o sí, porque si no yo podía quedar expuesto como un extorsionador que había negociado en silencio”, así lo cuenta Santiago O’Donnell en el principio del libro.

Ninguna de esas previsiones sirvió porque, por alguna razón y cuando el libro ya circulaba, Mariano volvió atrás con sus explosivos y reveladores dichos y cambió su inicial pateadura de tablero. Quien terminó de judicializar el caso es la doctora Susana Margarita Gastaldi, del Juzgado Nacional de Primera Instancia en lo Civil No. 6. Le exige a O’Donnell que en un plazo de cinco días le entregue a Mariano Macri todas las entrevistas grabadas, como paso previo y “medida preliminar a la posterior iniciación de un juicio por daños y perjuicios”. El incumplimiento de esta requisitoria, que tanto se parece a un castigo ejemplificador, condenaría al periodista a una exigencia no solo injusta, sino pesadísima y, probablemente, imposible de cumplir: el pago de una importante multa diaria que con el correr de las jornadas iría en aumento.

Esta intromisión judicial colocó en alerta roja al mundo periodístico argentino, que repudió la medida, por violatoria del artículo 43 de la Constitución Nacional y de la ley 4565 de la ciudad de Buenos Aires sobre libertad de expresión. “Queda prohibido obligar a periodistas a entregar sus apuntes, anotaciones y archivos personales y profesionales o a revelar sus fuentes de información o los proyectos que tengan en marcha, debiendo respetarse su ética y secreto profesional”, sostiene, difícil de refutar, ese texto legal, paradójicamente sancionado cuando Mauricio Macri era jefe de gobierno porteño. También la Asociación de Corresponsales Extranjeros de la República Argentina (ACERA) se expidió sobre el asunto, por lo que más temprano que tarde la inusitada medida llegará a medios y países extranjeros.

O’Donnell, autor de exitosas investigaciones como Argenleaks (los cables de Wikileaks sobre la Argentina) y Argenpaper (los secretos de la Argentina off shore) resiste la medida y llamó a revertirla con el principal propósito de respetar las garantías fundamentales para el ejercicio del oficio periodístico. Expresa el autor de Hermano: “En las grabaciones hay consideraciones no divulgadas; menciones a terceras personas; circunstancias, opiniones y situaciones que, como autor, elegí no incluir en el libro por una variedad de razones que hacen a la buena praxis periodística”. Desde fuentes judiciales cercanas al autor calificaron a la medida como “una insólita resolución…para ver de qué manera se puede dañar, intimidar, castigar al periodista por haber revelado información sensible y de evidente interés público acerca de uno de los hombres más poderosos de Argentina”.

 

Antecedentes que valen

La primera cita entre O’Donnell y el quinto hijo de Alicia Blanco Villegas y Franco Macri se concretó muy poco antes del inicio de la cuarentena, mitad de marzo del 2020. El periodista estima que, en total, mantuvo con su entrevistado nueve encuentros cara a cara, generadores de unas veinte horas de material grabado. El libro, además de las duras y dolidas declaraciones de Mariano en primera persona, incluye unas muy amplias contextualizaciones, presentadas en una tipografía diferente. Esos apartados recorren más de 60 años de los Macri en la Argentina, desde el primer negocio importante encarado por Franco Macri (la reconstrucción del puerto de Mar del Plata, iniciada en 1959) a los años de vida política de Mauricio Macri, en Boca Juniors, como jefe de gobierno y en sus cuatro años de presidente. Otro dato significativo: Mientras el libro permaneció en período de prensa y promoción recibió respuestas diversas. Lo explica O’Donnell: “Tuvo menciones importantes en medios ubicados del otro lado de la grieta. Figuras como (Carlos) Pagni, (Carlos) Roberts, (Jaime) Rosenberg de La Nación, en Infobae, también Fernando Bravo en la radio. Lo que llamó mucho la atención fue el comportamiento del Grupo Clarín: el libro no tuvo lugar, ni siquiera para criticarlo, ni en la edición impresa ni en la digital o en el resto de sus medios”.

Sin embargo, el ninguneo del principal grupo mediático argentino, no parece haber tenido influencia en la venta. O’Donnell lo sintetiza de este modo: “Lo que me dice la editorial es que la recepción fue muy buena y que el libro se vendió bien. Pero hubo algo peor que el ninguneo de Clarín y es que, en el mismo momento de la aparición, se viralizó un whattsap a la manera de una copia trucha. Fue como una operación para bajarle el valor al libro, como si alguien dijera, si es gratis, entonces no debe ser tan bueno o importante. Por su parte, la editorial inició acciones judiciales. Personalmente estoy muy orgulloso del libro, porque generó cosas importantes, como que el ex presidente necesitara postergar la publicación de su propio libro de memorias. Y no solo eso, también que el libro tuvo incidencia directa en la agenda política y obligó al ex presidente y a allegados a dar entrevistas preventivas”.

Consultada por La [email protected] Eñe, Sudamericana, editora del libro, respondió, llamativamente,  que no tenían ninguna declaración al respecto.

 

Resultado de imagen de O'Donnell Santiago libro mariano

 

Ilustración: Foto tomada del portal Medio Extremo

 

El peor final

Ya cuando el libro estuvo listo y comenzó a exhibirse en librerías, Mariano – difícil saber si presionado o no, aunque esto sea bastante posible de intuir- envió cartas documento a la editorial pidiendo que el libro no apareciera. Al no conseguir un resultado satisfactorio a su solicitud inició una acción judicial que pone en riesgo inmediato la importancia documental y política del libro, que disimula su inicial propósito de exhibir el extensísimo catálogo de maltratos al que lo sometió su hermano y debilita, hasta la posible inexistencia, su claro propósito de salvar la imagen de su padre, a quien su hijo mayor le impuso una marca pública de mafioso. Cualquiera de esos propósitos se neutraliza por su lamentable cambio de decisión.

O’Donnell sigue sorprendido por el sospechoso vuelco en la cabeza del hermano de Mauricio Macri. “Creí tener las cosas muy claras con él. Le dije que cuando llegara a la editorial con el original no habría marcha atrás. No sé si por arrepentimiento o porque fue apretado por los Macri o porque cambió de opinión y me quiso usar y no me presté, la cuestión es que con el trabajo concluido me dijo que el libro no podía salir. Accedí a algunos pedidos, saqué, agregué. Una cámara rechazó inicialmente la cautelar presentada por él. El martes 2 de febrero recibí el fallo de una jueza ordenando que le entregué a Mariano todas las grabaciones, para brindar certeza a un posterior juicio por daños y perjuicios. Me dice que si no entrego esos materiales en cinco días tendré que empezar a cumplir con una multa diaria que puede oscilar entre 6 y 40 mil pesos. Es una medida preliminar a un juicio, o sea que no será fácilmente apelable. En esas cintas no está solo lo que dice Mariano, sino también lo que yo le digo y menciones acerca de otras personas con las que también hablé. Es gravísimo, por eso me opuse. Uno de mis abogados, Damián Loreti, hará una presentación ante la Comisión de Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Imaginemos, si esto queda como precedente. Uno entrevista a alguien y a los tres meses salen pidiéndote todos tus apuntes para ver si encuentran algo y te inician un juicio. Ya hablé con el presidente de ADEPA, también con el presidente de FOPEA. Trataré de hablar con los referentes de la profesión y juntar adhesiones. El tema dejó de ser mío. Si una medida como esta no se revierte, sentará un precedente terrible para el ejercicio del periodismo. No se podrá investigar a alguien poderoso por temor a que desde algún tribunal te responda con venganzas tremendas. No seré yo el primer periodista argentino de la historia que entregue sus apuntes y grabaciones a un juzgado“.

 

Textuales

  • El testimonio de Mariano Macri es mucho más que una denuncia. Es la historia íntima de una empresa de familia o de una familia que funciona como empresa.
  • Es el retrato de un hombre obsesionado con el dinero y el poder, que siguió digitando y manejando los destinos de un grupo empresarial desde el sillón de Rivadavia.
  • Mariano dice que rompe el silencio por tres razones. Primero, por su salud mental. Lleva trece años de enfrentamientos con Mauricio; segundo, para romper el mito de que su padre, el legendario empresario Franco Macri era un mafioso menemista que vivió toda su vida de aprietes y negociados con el Estado y tercero, porque Mariano siente que el mismo abuso y maltrato que recibió de Mauricio a nivel familiar, el pueblo argentino lo sufrió a nivel político.
  • Se que mis revelaciones mostrarán a un personaje político, Mauricio, que está en las antípodas del viejo, un gran emprendedor.

 

Santiago O’Donnell recibe adhesiones en [email protected]

 

Buenos Aires, 10 de febrero de 2021.

*Periodista y escritor. Su último libro publicado es «36.500 días de radio», Editorial Octubre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *