Libros: «La Carrió – Retrato de una oportunista» – Por Carlos Caramello

Foto: Presidencia de la Nación.
No viene por el medio, viene por la derecha – Por Juan Chaneton
12 agosto, 2022
POSTEMILLAS: Lili Tánatos – Por Vicente Muleiro
15 agosto, 2022

Libros: «La Carrió – Retrato de una oportunista» – Por Carlos Caramello

Foto: Carlos Brigo.

Foto: Carlos Brigo.

La [email protected] Eñe comienza a publicar en forma de folletín, el libro – una suerte de anti-biografía – «La Carrió – Retrato de una oportunista» de Carlos Caramello. En esta primera entrega: la Introducción, una invitación al disfrute que abre interrogantes que se irán develando en los sucesivos capítulos.

Por Carlos Caramello*

(para La [email protected] Eñe)

Introducción

“Una persona que no desea dejar sus señas

es porque oculta algo, y eso

sólo se hace cuando lo que hace está mal”

Blanca Miosi

La Introducción de un libro suele garabatearse cuando se da comienzo a su escritura (es como un mapa tirado a mano alzada del camino por donde irá la búsqueda del tesoro) y, se plasma, finalmente, cuando está casi terminado. Por suerte, el dibujo que hicimos al principio no estaba equivocado.

A lo largo de la investigación, de las lecturas, las entrevistas, los análisis, las confesiones a media voz y las denuncias a los gritos, descubrimos que todo (o casi) lo que se ha escrito sobre Elisa María Avelina Carrió, por mal nombre “Lilita”, le queda cómodo. Ha sido cortado a su medida. Construido como una zona de confort donde esta abogada chaqueña, autora de tanto dislate intencionado, de tanta maledicencia premeditada, de tanto daño a sangre fría, pueda desplazarse con la certeza de quien sabe que no va a romperse. Alguien –alguienes– se ha ocupado de acolcharle la vida. Y ella sigue.

Por eso decidimos edificar un ámbito no tan placentero, no tan seguro, no tan amigable y, entonces sí, poder enfrentar al personaje con la persona, a la dirigente política con el ser humano, a Lilita con Elisa. Sin otra herramienta que exponer las reglas del juego de azogues y espejismos que ella utiliza para una práctica en la que, la verdad, es el dato menos relevante de la fábula.

Porque una cosa es verla segmentada. Los fragmentos, las aristas, los días sin noches, los reportajes sin repreguntas, las provocaciones sin réplica. Y otra, muy otra, es unir pieza por pieza el puzzle existencial que desmenuza al personaje y presentarlo como un fresco.

Le proponemos a quien está leyendo, que ayude en la tarea. Que participe. Sin aspirar a ser originales (ya lo esbozó Julio Cortázar con una novela inmortal llamada Rayuela, y lo hizo de manera tan perfecta que ofreció dos obras en una) pretendemos que usted arme su propio libro. Ese que nosotros, en homenaje a los 150 años del Martín Fierro -nuestro mayor poema no conjetural- le iremos entregando en el modelo del folletín, semana tras semana, para que recorte, guarde y arme su propia aventura Carrió.

Podrá leerlo de principio a fin, capítulo tras capítulo. O elegir uno al azar y abordarlo (cosa que es perfectamente posible sin, por esto, quedar de a pie). Acometiendo los tramos titulados de la misma manera según el orden numérico propuesto… o no: usted decide. Lo haga como lo haga, todos los caminos conducen a la Diva de Quitilipi.

Ella es, en sí misma, un producto para armar y desarmar. Y usted puede compaginar la propia. Eso sí, sin esperanza de construir nada estable: es como un mazo de barajas pero sólo para hacer casitas.

Un buen ejemplo de la propuesta que le hacemos, lector, lectora, es el de todos los incisos dedicados a sus denuncias y que han sido titulados “Yo Acuso”. Tienen, a pesar de su numeración, un orden no necesariamente cronológico, aunque el libro aborde sólo aquellas que van entre 2013 y 2021. Tampoco hay que pensar que los plantamos por orden de importancia: Albert Einstein ya nos advirtió que “Dios no juega a los dados” pero como nosotros no nos sentimos dioses ni nada parecido (a diferencia de nuestro objeto de análisis) hemos confiado la aparición de esas causas iniciadas por Elisa Carrió al arbitrio mismo del relato.

Por eso, quien lea, es libre de seguir la numeración propuesta o, en su defecto, guiarse por las citas que encabezan cada pasaje y que pretenden ser un guiño, una señal, un subtexto cargado de significante, escogido cuidadosamente para ofrecer un indicio más. Y también un gancho para que los amantes de las frases célebres, los dichos, los aforismos y los refranes compren su ejemplar… si algún día se editara.

Diferente de esos capítulos que tratan las demenciales denuncias de Lilita, hay otro conjunto titulado “Te amo, te odio, dame más” que refiere a su borrosa y equívoca relación con Mauricio Macri. En ese caso, la numeración guarda correspondencia con lo cronológico y leerlos siguiendo orden es una buena opción, aunque no es obligatorio.

Finalmente, y para cumplir con la cita de esta Introducción, creemos que éste podría ser un libro necesario por la mirada que ofrece del poder, o mejor dicho, del poder fáctico del cual Carrió vendría a ser algo así como una puntera calificada.

Leerla a ella es recorrer el camino crítico del pensamiento del establishment… con amplificador, claro. Porque si hay algo más papista que el Papa, esa es “La Papesse Elisa”, mezcla de figurita difícil y arcano del Tarot.

Pero, mejor, pasen y conozcan a la verdadera Carrió, la mejor herramienta de destrucción institucional instalada en el corazón mismo de las instituciones; el más logrado experimento de desmoralización de los argentinos con la moral como bandera; la construcción más antirrepublicana de nuestra historia en nombre de la República; la abanderada de la lucha contra la corrupción a partir de los métodos más corruptos.

Esta es su historia nunca contada. O mejor dicho, los secretos mejor guardados de una dirigente política que, desde el principio de los días, gozó de una protección extrema de parte de los medios más importantes de nuestro país y sus asociados internacionales, lo que sólo tuvo correlato hacia el interior de la Argentina. Su falta de volumen político real está demostrada en que, desde los grandes centros del poder del mundo, no la llaman ni para dar una curso de corte y confección.

Decía el querido Horacio González que “Si existiera un reverso de la carne no sería la muerte serían las biografías”. Esta, entonces, pretende ser apenas una anti-biografía. Una película velada. La cara ilusoria de una moneda que gira permanentemente en el aire y no cae.

La invitación primera es, sin duda, al disfrute. Luego, si le surge pensar, por ejemplo, ¿cómo hará esta señora para conciliar el sueño a la noche?, el segundo objetivo de este texto habrá sido cumplido porque, usted vio como son las cosas. Hay algunas personas que se merecen cosas. Y otras que las tienen merecidas.

Buenos Aires, 15 de agosto de 2022.

*Licenciado en Letras, escritor y autor junto a Aníbal Fernández de los libros “Zonceras argentinas al sol” y “Zonceras argentinas y otras yerbas”, y “Los profetas del odio”. Su último libro editado es “Zonceras del Cambio, o delicias del medio pelo argentino”.

4 Comments

  1. Marta Dipa dice:

    Espero ansiosa cada folletin

  2. Sara Berlfein dice:

    Algún día se va a morder la lengua

  3. Osvaldo García. dice:

    Buenísimo, era hora que alguien se ocupe de esta nefasta.