El pueblo ante la ausencia de derecho – Por E. Raúl Zaffaroni

¿Quién es Joe Lewis, el amigo inglés de Macri? – Por Norberto Alayón
23 diciembre, 2022
Estar al pairo. Apunte sobre una alegoría oceánica – Por Diego Tatián
29 diciembre, 2022

El pueblo ante la ausencia de derecho – Por E. Raúl Zaffaroni

Foto: Télam.

E. Raúl Zaffaroni plantea en este artículo que como efecto de las decisiones de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, los argentinos vivimos en ausencia de derecho; y lo que queda cuando desaparece el derecho, sostiene Zaffaroni, son meros ejercicios de poderes en un espacio vacío de derecho no antijurídico sino ajurídico. Zaffaroni vislumbra un principio de solución para este caos que debe resolver la política, cuyo protagonista es por esencia el soberano, es decir, el pueblo.

Por E. Raúl Zaffaroni*

(para La [email protected] Eñe)

¿Pesará más una pluma o un elefante? No se sabe.

Si estuviésemos en un planeta pequeño, sin gravedad, no podríamos decir qué es pesado y qué liviano. Aquí no podemos saber qué es lo lícito y lo ilícito, porque no tenemos derecho: estamos en el vacío jurídico.

Las leyes son vigentes cuando emanan de autoridad legítima, pero para ser derecho requieren un mínimo de eficacia, es decir, que en alguna medida se cumplan en la realidad social. Pero cuando las instituciones que deben hacer cumplir esas leyes son las que las violan, desaparece el derecho: no sabemos qué es lícito y qué ilícito, como en el pequeño planeta no sabríamos si una pluma es más liviana o pesada que un elefante.

Lo que queda cuando desaparece el derecho son meros ejercicios de poderes, en un espacio vacío de derecho, no antijurídico, sino ajurídico.

Lo que nos está sucediendo a los argentinos no es un supuesto en que lo antijurídico venció a lo jurídico, como sucedería en un abierto golpe de estado, sino porque, a causa de la creciente ineficacia legal, se fue abriendo un enorme hueco jurídico que se agranda y profundiza. No sabemos qué es lo lícito y lo ilícito, lo único que vemos en que un selecto grupo de quienes debían garantizar el derecho, pasaron a usar ese poder para hacer desaparecer el derecho.  

Acaso, cuando cada cual hace lo que quiere, en la estricta medida en que su fuerza se lo permite ¿no es el caos? Sí, precisamente el caos es la ausencia del derecho, el hueco de lo ajurídico.

¿Por qué la Corte Suprema declara inconstitucional la composición del Consejo de la Magistratura después de dieciséis años y de paso devuelve vigencia a una ley derogada que, casualmente, le da la presidencia del Consejo? ¿Por qué se entromete en la forma en que se configuran los bloques del Senado Federal? ¿Por qué permanece indiferente cuando se constata que hay jueces que reciben un viaje pago por un magnate y programan cómo lo disimularán en descaradas conversaciones registradas? ¿Por qué viajaron junto con los dirigentes de Clarín? ¿Por qué la Corte Suprema ignora que una sentencia fue pronunciada por una familia de jueces sometidos a un gobernador? ¿Por qué para confirmarla dicen que no tiene importancia que no se reciba la declaración de un testigo sin que el recurrente diga lo que supone que el testigo habría de declarar? ¿Por qué la Corte Suprema decide cuestiones sanitarias y epidemiológicas, como las clases presenciales, sin pedir la opinión de ningún perito? ¿Por qué la Corte Suprema dice que no le interesa abrir la instancia, cuando por instrumento público se prueba que al principal testigo se le pagó con un hotel?

Pero, además, la Corte permanece indiferente ante hechos jurídicamente aberrantes. ¿Por qué no dice nada cuando, en lugar de citar a un procesado, se lo detiene de madrugada y se lo muestra en pijama y descalzo por televisión? ¿Por qué un juez puede citar a nueve indagatorias en un mismo día? ¿Por qué hay jueces que concentran todas las causas que quieren en su tribunal violando la regla elemental del juez natural? ¿Por qué hay jueces que desconocen la cosa juzgada? ¿Por qué hay jueces que van a jugar tenis o paddle o al fútbol con el principal interesado en que emitan una sentencia condenatoria y no se excusan? ¿Por qué hay jueces que inventan los vínculos residuales como impedimento para la excarcelación? ¿Por qué hay jueces que procesan por traición a la patria cuando nunca hubo guerra? ¿Por qué no avanzan las causas que involucran a funcionarios que endeudaron astronómicamente al país? ¿Por qué no se cita a los que financiaron el grupo del que surgió el border que intentó matar a la vicepresidenta? ¿Y por qué permite que uno de sus propios jueces no se excuse en causas en que son parte sus ex–clientes?

Los ¿por qué? son estos y muchos más, y la respuesta es única: porque se le da la gana a la Corte y a los jueces que encubre. 

Y ahora, en una causa de carácter pura y gravemente institucional, en que se discute casi un nuevo Cepeda, la Corte no la resuelve, la mantiene en un cajón durante años, pero resuelve disponer una medida cautelar contra el Estado del que ella es parte, obviamente. Una medida cautelar, igual que cuando en un juicio comercial se embarga a un posible deudor o en uno penal se detiene a un posible prófugo. ¿Acaso la Corte considera al Estado un posible insolvente? ¿Lo considera un potencial prófugo?

No, no lo hace por eso, prefiere no decidir la causa de fondo, que tiene cajoneada desde hace años, se supone porque la están estudiando, durante años, aunque, por cierto, en los últimos tiempos el nivel jurídico de sus sentencias no parece reflejar semejante profunda meditación.

En lugar de sentenciar, en una cuestión institucional como es nada menos que la coparticipación federal, la Corte decide proceder como si fuese un juicio comercial, dándole provisoriamente la mitad a cada uno. Y al hacerlo sabe que miente, que no lo hace en forma provisoria, porque sabe que no tiene términos para resolver y que ese reparto mercantilista durará hasta que, cuando se le ocurra, quiera resolver la cuestión de fondo y firmar y agregar pulcras fojas de papel blanco a un expediente empolvado de fojas amarillas, oxidadas por el tiempo.  

Como la Corte no tiene términos, eso sucederá el día que quieran sacarla del cajón de las sorpresas, donde guardan sin resolver las causas más increíbles, para plumerearlas cuando lo consideran oportuno. Si, como dice el tango, veinte años no es nada, menos son diez o quince.  

Y ahora se amenaza al ejecutivo acusándolo de incumplimiento de una decisión judicial. Mientras interpone recursos no incumple nada. ¿Pero después, cuando se rechacen los recursos? ¿A qué quiere obligar al ejecutivo? ¿A violar la ley de presupuesto? Si lo hiciese incurriría en un delito de malversación. ¿La Corte no leyó el código penal? No me imagino en posición de defensor de un presidente, debiendo alegar ante un tribunal penal, que es inculpable de malversación, por coacción de la Corte Suprema. 

¿Y por qué la Corte Suprema coaccionaría a un ejecutivo?

Pues, porque se le da la gana.

¿Las decisiones de la Corte y del grupo de jueces protagonistas de estos hechos son antijurídicas? Podríamos perdernos en consideraciones sobre esa calificación conforme a la Constitución. ¿Pero para qué serviría hacer eso, si habría que alegarlo en última instancia ante la propia Corte? Se trataría de un juego en el que alucinaríamos las posibles respuestas de un derecho inexistente por ineficaz, porque no hay nadie ante quien reclamar su observancia. Clamaríamos en el vacío y, por cierto, el vacío no da respuestas; como máximo nos ilusiona con el eco de nuestras propias voces: somos nosotros mismos que nos escuchamos. ¿No será mejor dedicarnos a la jardinería, a la cocina o al origami?

No estamos ante lo antijurídico, sino ante lo ajurídico, ante un vacío de derecho, un hueco jurídico, como si estuviésemos en el pequeño planeta sin gravedad y no podríamos saber si una pluma pesa menos que un elefante; aquí ya no hay nadie que marque lo jurídico y lo antijurídico, estamos en lo ajurídico, o sea, en el caos.

Pero también sabemos que el caos se organiza y la teoría del caos lo ratifica: el caos es inestable y al final se organiza. A veces lo hace en forma impredecible, pero en este caso se trata de lo que la teoría del caos considera un modelo caótico con atractor de punto fijo, así como el péndulo. En este caso, el atractor tiene su punto fijo donde siempre, en el pueblo.

Un vacío de derecho, el no derecho, no lo puede resolver el propio derecho, que perdió eficacia. Lo ajurídico no puede resolverlo lo jurídico, porque precisamente es su ausencia, en un espacio en que, quienes debían dar eficacia al derecho, optaron por hacer lo que les da la gana y vaciaron de derecho el espacio social. El caos debe resolverlo la política y, conforme a toda idea democrática, el protagonista de la política es por esencia el soberano, es decir, el pueblo.

Lo hará el día que caiga en la cuenta de que este caos que los endeudadores de nuestra patria provocan, con los volcadores de letras, palabras e imágenes llamados periodistas de los medios hegemónicos, la Corte, sus pocos jueces adictos, sus ministerios públicos procesados y amparados en sus fueros, los jueces que guardaron silencio ante la posibilidad de ser nombrados sin acuerdo del Senado y por sugerencia de un prófugo en Uruguay, los diputados que no dan quorum y otros, en realidad los privan de jubilaciones a quienes fueron estafados por sus empleadores, de obras en sus provincias, de gas y electricidad, de comunicaciones, de caminos y universidades, de viviendas, de planes sociales, de mejor salud y educación, de su legislación laboral y de todo lo que un día significó una ampliación de sus derechos, obtenida por obra de sus propias luchas populares. 

El pueblo lo hará el día que caiga en la cuenta de que esta no es una cuestión de discusión de elites políticas, sino de que lo han privado del derecho, de que le han hecho caer en un vacío jurídico, en el que no podrá reclamar nada a nadie, porque no hay nadie a quien reclamarle la observancia del derecho. Se desfondó lo jurídico para privar al pueblo de todo lo que consiguió en doscientos años de luchas populares, de federales, yrigoyenistas y peronistas, de todo eso que significó ampliación de ciudadanía real y que hoy está en peligro de gravísimo retroceso, y que sus principales agresores son todos los que hacen lo que se les viene en gana en el caos del hueco de derecho, de la ajuridicidad por ellos mismos creada.    

En la lucha de los pueblos siempre hay avances, detenciones y retrocesos, pero no por eso debemos perder la confianza en el derecho, pues los pueblos, indefectiblemente, aunque muchas veces sin la celeridad deseada, devuelven el derecho, que es su único amparo ante las elites regresivas.

Buenos Aires, 26 de diciembre de 2022.      

*Profesor Emérito de la UBA.   

32 Comments

  1. Mario dice:

    Lo dijo Perón: “Cuando los pueblos agotan su paciencia, hacen tronar el escarmiento” .

    • Noemi Ferrari dice:

      Se viene gestando hace tiempo este escarmiento. Es llegado el momento de la ORGANIZACION para un ACCIONAR EFECTIVO y CON PROYECCION en el TIEMPO.El PUEBLO DEBE APROPIARSE DEL ESPACIO PUBLICO con CONSIGNAS CLARAS. Cómo dijera CRISTINA:» Con MAFIA NO HAY DEMOCRACIA!»

  2. Leandro Boero dice:

    Excelente lo del maestro Zaffaroni, ahora bien, no es lo mismo pueblo que masa, y me pregunto: es posible esperar un despertar de este calibre de esta sociedad?, existe un sujeto histórico que lo haga posible?

  3. Leandro Boero dice:

    Excelente lo del maestro Zaffaroni, ahora bien, no es lo mismo pueblo que masa, y me pregunto: es posible esperar un despertar de este calibre de esta sociedad, existe un sujeto histórico que lo haga posible?

  4. Horacio Luis N. Baez Balaguer dice:

    A uno le da la impresión de que los jueces de la Corte nacional deberían sentir vergüenza ante lo que un hombre honesto, democrático y con enorme prestigio universal como jurista, como es Zaffaroni. Pero inmediatamente caemos en la cuenta de que lejos de sentir vergüenza, pensarán que están cumpliendo una función muy importante para sus patrones, el poder económico y mediático. Es lo que pensaron los constitucionalistas norteamericanos cuando crearon el poder judicial dentro de la Constitución norteamericana, modelo de la nuestra en esto: Que los jueces serían la garantía de que las «tropelías» que puede cometer el pueblo, el populismo, en cualquier momento, para tratar de defender o ganar sus derechos, podrán ser enmendadas por una guardia pretoriana protectora de los derechos del poder económico, es decir los jueces.

  5. Carlos Lahorca dice:

    Brillante para ponerlo en un cuadro y de ser materia de discusión en colegios secundarios de cuarto y quinto años de la escuelas públicas y privadas para que el debate sea esclarecedor y tomar conocía de los derechos de los ciudadanos mil veces brillante Dr Zafaroni los poderosos mandan y eliminan los derechos al pueblo pobre.

  6. Héctor Cevinelli dice:

    Hace casi diez años que bancamos atrocidades de la corte, que solo defiende intereses de sus mandantes, el circulo rojo que integran los empresarios mafiosos mas poderosos. Que hace el ejecutivo? NADA que hace el legislativo NADA. ESTA ES LA DEMOCRACIA? No voté a Lorenzetti, Rosencraf, etc, para que decidan por mi. EL PUEBLO TIENE DERECHO A LA REVELION CLNTRA ESTAS MAFIAS

  7. apico dice:

    Muy buena la explicación del juez probo ,pero advierte que su solución es política, poniendo al Pueblo como protagonista. Esa exacta solución, se daría en el marco de una democracia funcionante. Lamentablemente para todos, ese no es el caso en nuestro País. Acá funciona la mafio-cracia, que tiene sus propias leyes, muy diferentes a las que nombra el autor, y esas, si que las cumplen bien. Difícil hablar de «derecho» en una democracia ficcional. Los presuntos representantes del pueblo, simulan que el «derecho está vigente», porque eso les permite vivir de un sueldo amañado por falsas funciones. Son los hombres del derecho quienes deberían defender sus oficios, pero no lo hacen, al menos en su inmensa mayoría. Si un policía trabaja para los delincuentes, no es un mal policía, es otro delincuente, pero con sueldo oficial. ¿Qué derecho tendría un abogado a percibir honorarios en un estado «a jurídico»?….Por su parte el pueblo, defiende sus derechos, NO AL DERECHO, porque entiende que eso es cosa ajena.

    • Fernández jorge dice:

      La opresión trae rebelión .
      La proscripción trae rebelión .
      Una democracia con proscripción no es democracia .
      Una democracia tutelada por jueces impresentables no es democracia .
      Más temprano que tarde el pueblo se va a revelar y está ves deberá ser a fondo .

  8. Si el
    Pueblo no gana la calle, hasta conseguir la reforma de la justicia y ley de medios , esto será muy difícil!!

  9. Delia dice:

    El desamparo que produce la no justicia es dejar al humano sin voz , sin palabras . Sin poder decir nada o sea sin voz sin ser . Retomemos la palabra y seremos .

  10. Excelente. Se requiere un juicio político del pueblo ante tanto abuso. Urge revertir esta situación ajuridica!

  11. Nestor A Brizuela dice:

    Excelente, claro e inconcuso

  12. José Swi dice:

    De acuerdo

  13. Elio Ramon Frack dice:

    Excelente relato.!!! 4 personas desconocen la voluntad popular y la división de poderes o casualidad son el máximo tribunal de la República. Habría que recordarles que lean desde el art 1 de la Constitucion Nacional ….

  14. Mario J. dice:

    ¡Guau!, brutal claridad.
    Lo que hace la Corte no es anti jurídico, sino ausencia de derecho.
    Y si no hay derecho, hay caos.
    Y en la ausencia de derecho e inmersos en el caos, siempre, fue el Pueblo el que puso el orden. Lo hizo con su accionar violento.
    A las puertas de esto estamos. ¿Eso quería la derecha, los cortesanos que vemos son de derecha?. ¿Acaso la hegemonía de Medios como la del Grupo Clarín, cree que esta vez saldrán indemnes como tantas otras veces?.
    Se preven tiempos de tormentas, no buscados ni deseados, pero inexorables. Una lástima, y una certeza.-

  15. @Osvaldo23M dice:

    Excelente descripción de esta mafia corrupta!

  16. Mirian dice:

    Una nota imperdible y clara.

  17. Maria Nélida dice:

    Impecable. Claro como siempre. Gracias!

  18. José Ramón Rodríguez González dice:

    El texto tiene la objetividad ética y fáctica que se necesita para comprender la situación argentina y actuar en consecuencia. Además encontró un medio con la integridad, valentía y lucidez que se requieren para existir en el océano proceloso dominado por las corporaciones mediáticas.

  19. Ángeles dice:

    Aquí no se rinde nadie! Está probado que los derechos se conquistan en las calles.

  20. Stella dice:

    El pueblo… el pueblo. Hay que liderar al pueblo… Ya estamos con la soga al cuello. El día que se despierte ya será muy tarde

  21. Marcelito dice:

    Una realidad tan chocante que duele. Cuando uno piensa la salida para esto, no es solo ir en 20 manifestaciones al palacio a prenderlo fuego, ni mostrar el poderío del pueblo en las calles, sino lo es también, idear una salida política que sea un jaque mate.

    Por mas que nos duela, hay que sentarse con la UCR con la izquierda y diversos lbloques minoritarios para lograr quorum y u acuerdo rápido, efectivo y urgente que remueva a todos los integrantes de la corte de un plumazo y suspenda absolutamente todos sus fallos hasta tanto pueda establecerse un nuevo tribunal, hasta tanto haya una ley que ordene el nombramiento de los nuevos, de los que en principio y de forma transitoria (hay que negociarlo con las otras fuerzas sin el PRO) ocuparan cada vacante. Esto debe hacerse en un contexto constitucional que lleve implícito el aviso que frente al desconocimiento o manipulación jurídica de lo decidido por el congreso por parte de la Corte y el no acatamiento, se ordenara la detención inmediata de todos sus integrantes sin mas tramite.

    Lamentablemente la CN nunca previo en su articulado que una recua de sin vergüenzas al frente de un poder del estado lo utilicen para hacer política, intentando gobernar, y para beneficiar a sus verdaderos empleadores, manteniendo en vilo a un pais entero.

    ESTO SE TIENE QUE TERMINAR, y TIENE QUE SER AHORA, no podemos esperar al 2023 porque van a temer mano en las elecciones.

    Estos tipos, tiene que ir presos y hay que juzgarlos como se juzgo a los militares, estos tipos no pueden irse mañana jubilados.
    Hay que embargarles todos sus bienes, y revisar sus patrimonios, porque precisamente ahí uno encontrara la respuesta de semejante conducta.
    Deben ser expulsados del ámbito académico cerrando sus cátedras, y deben ser suspendidas sus matriculas de abogados en todos los colegios del pais.

    El concurso de delitos que están cometiendo estos sin vergüenzas debe ser juzgado, y condenado. DEBEN PAGAR POR ELLO.

  22. Andres Burdiles dice:

    Cuando el saqueo se convierte en una forma de vida para un grupo de hombres que viven juntos en sociedad, crean para si mismos en el transcurso del tiempo un sistema legal que los autoriza y un código moral que los glorifica. Frederic Bastiat
    Recordado en su momento por nuestro querido Correa
    https://youtu.be/nmRcPLIDFN4

  23. Nelly dice:

    Ante la ajuricidad…tribunales populares ya!!

  24. Mirta Larroquette dice:

    La dirigencia tiene que movilizar y dejar de pelearse , sacando los trapos al sol. Juntense, abandonen los egos anuladores de las diferencias, discutan pero lleguen a acuerdos. El más importante, hoy, es luchar contra este NO DERECHO. El pueblo necesita un mínimo de coherencia en los dirigentes, si se lo convoca el pueblo sale .

  25. David Chu dice:

    Lo que está sucediendo en Argentina es una Guerra a gran escala que se libra contra sus ciudadanos y líderes progresistas. No creo que ni el pueblo argentino ni sus líderes progresistas se den cuenta plenamente de este hecho.

    La Condena FRAUDULENTA de Cristina y Milagro y ahora este 2,95% es un Ataque Frontal Directo. Se quitan los guantes de terciopelo. Sólo quedan los Puños de Hierro de los Sacerdotes Judiciales de la Guerra. . .

    Una forma de «empatar el puntaje» en el frente del 2,95% es gravar TOTALMENTE la mierda sobre la riqueza oculta del 1% (que son principalmente residentes de CABA) que han escondido su botín mal recibido en los EE.UU . . . el nuevo convenio entre la AFIP y el SRI.

    ¡Una especie de «Quid Pro Quo» latinoamericano!!!

  26. GERARDO JOSE VILLARREAL dice:

    BUEN ANALISIS. MI OPINION ES QUE EL PUEBLO DE BIÉN NO SABE Y/O CONFUNDE , SI ESTUVO PRIMERO «EL HUEVO O LA GALLINA». MI HUMILDE OPINION PATRIOTICA ES; QUE SE DEBERIA HACER UN JUICIO POLITICO A LOS QUE HOY IMPARTEN JUSTICIA. QUE NOS DEÁN EXPLICACIONES SENTADO EN UN BANQUILLO, DEL SENADO ,DE LAS DECISIONES JURIDICAS ADOPTADAS ,PARA IMPARTIR JUSTICIAS DE DERECHOS. EL SENADO DEBERIA REGLAMENTAR UNA LEY PARA LOS QUE INTEGRAN EL PODER JUDICIAL , DE SUS CONDUCTAS ETICAS, MORALES, SOCIALES. EJ. UN JUEZ/FISCAL NO DEBERIA TENER RELACION CON FUNCIONARIOS PUBLICOS, ELEGIDOS POR LA VOLUNTAD DEL PUEBLO, OSEA POR NOSOTROS. DEBERIA EXISTIR LA CARRERA JUDICIAL EN DONDE SE HAGA DOCENCIA DE LAS CONDUCTAS Y OBLIGACIONES JUDICIALES. SE DEBERIA CUMPLIR A RAJATABLA LOS PUNTAJES DE INGRESO, Y ASCENSOS. CON AUDITORIA DE LA NACION. EJ. NO PUEDEN OCUPAR VARIOS CARGOS DENTRO DE LA JUSTICIA PERSONAS DE LAZOS PARENTEZCO. ESO TOLERANCIA «CERO». = HAY TANTAS COSAS QUE SENPUEDE CORREGIR EN EL PODER JUDICIAL , PARA MEJORAR LOS DERECHOS DEL CIUDADANO INDEFENSO.

  27. Rodolfo Enrique Belên dice:

    La anomia de la militancia, se debe a que la última interna que tuvimos fue en 1988 Cafiero-Menem, de ahí en más listas arregladas entre cupulas, negación de internas, impugnaciones espurias de listas disidentes a los «Patrones distritales», cierre de los concejos de parido, y los compañeros, mirando tras el vidrio, aciertos y errores de «la dirigencia» cada cual cuida su quintita es la premisa de los atornillados a sillitas y sillones, se cumplió la sentencia de un gran compañero Alejandro Rojas Olazagasti. SI CONTINUAN NEGANDO LA PARTICIMACION DEL MILITANTE, LOS VA A VOTAR MONGO, Y TAMBIEN LES VA ACUIDAR EL VOTO. Perdimos cuatro millones de votos, Por ende Diputados nacionales, etc.

  28. Noemi Ferrari dice:

    Se viene gestando hace tiempo este escarmiento. Es llegado el momento de la ORGANIZACION para un ACCIONAR EFECTIVO y CON PROYECCION en el TIEMPO.El PUEBLO DEBE APROPIARSE DEL ESPACIO PUBLICO con CONSIGNAS CLARAS. Cómo dijera CRISTINA:» Con MAFIA NO HAY DEMOCRACIA!»

  29. Miguel dice:

    Desde principios de la historia nacional, el partido judicial ha sido el garante de la puta oligarquía del poder real. Dicen que hay jueces y fiscales probos, pues ¿donde están?. No existen tales funcionarios en ese ámbito.
    En cualquiera otra institución, los pares se encargan de eliminar la lacra delictiva. Hasta por besar una teta fue expulsado un diputado!!!
    Y en la maffia judicial, prevaricadores, extorsionadores, secuestradores y cómplices de la miseria planificada siguen muy orondos en sus sillones.
    La agrupación del amague y recule ni siquiera ha difundido el raid delictivo del partido judicial, y debe tener sus propios intríngulis.
    Aunque del PE el neoliberalismo fue expulsado, en los otros dos poderes quedó la estructura para volver y seguir haciendo el desastre que tienen en mente.
    Una guerra civil no es un disparate.