Carta VII a Ricardo Forster: Capitalismo y Dislocación – Por Jorge Alemán

Biografías políticas (I) Martín Sabbatella – Por Horacio González
17 mayo, 2018
El deseo inconfesable de la devaluación – Por Ricardo Rouvier
22 mayo, 2018

Carta VII a Ricardo Forster: Capitalismo y Dislocación – Por Jorge Alemán

En la carta VII a Ricardo Forster, Alemán plantea un interrogante: ¿Cómo introducir la temporalidad disruptiva de la dislocación en el espacio del Discurso Capitalista? En esta cuestión, sostiene el autor, es donde se inscribe el problema de la articulación emancipatoria en tiempos del neoliberalismo.

Por Jorge Alemán

(para La Tecl@ Eñe)

Querido Ricardo:

Después de tu exhaustivo análisis de la mundialización del Neoliberalismo donde se reflejaban la consecuencias políticas que marcan un destino común, reanudo nuestra conversación tomando como partida uno de los puntos en los que he venido trabajando en la apasionante relación teórica Lacan-Laclau y que concierne a la dichosa cuestión del “corte” en el capitalismo y la condiciones para al menos proponer los presupuestos mínimos de una lógica de la emancipación.

Según Laclau, existe una diferencia, una fractura inconmensurable entre lo “social” y lo “político”. Apoyándose en Husserl lo social sería el lugar de prácticas sedimentadas, naturalizadas, repetitivas, que ya ni siquiera se pueden captar en su auténtica dimensión política. En términos lacanianos, podríamos decir que esto se puede traducir como la inercia de goce que sostiene la fijeza de ciertos significantes Amos. Y en términos heideggerianos, esto guardaría cierta analogía con lo que en Ser y Tiempo se designa como el reinado “inauténtico” del Uno, del “Se dice”. Desde esta pendiente, lo social es el olvido de lo Político, su sedimentación repetitiva y homogeneizante lo ha desterrado. Por esta misma razón, para Laclau, incluso antes que el Antagonismo, debe producir sus efectos la Dislocación.

La dislocación es un hecho estructural que es constitutivo de lo social, dado el carácter discursivo del mismo. Con el concepto de dislocación Laclau evoca el Real lacaniano que impide la clausura del orden sociosimbólico en una estructura cerrada y totalizante. La dislocación es lo que impide que la sedimentación repetitiva de lo social no triunfe definitivamente en su olvido o represión de lo Político. Por esta razón, la dislocación es la condición de posibilidad de que se produzca un acto instituyente y reactivador de la sedimentación, en suma, un acto político que levante la represión en la que lo social se ha vuelto una inercia y se revele en su condición temporal y contingente. La dislocación es tiempo, lo social es espacio. El acto político que surge de la dislocación introduce la temporalidad en la inercia espacial de lo social. La pregunta que surge, y aquí vuelvo sobre mis propios pasos, es si lo que Lacan denominó Discurso Capitalista (neoliberalismo), hace posible que el sujeto (mutado en “capital humano”) sea alcanzado por la dislocación.  

Aquí hay un enfrentamiento de posiciones entre los que describen al Capitalismo como aquello que ya no puede ser dislocado y los que pensamos que aún el procedimiento de la dislocación política puede tener lugar, problematizando el espacio de lo “social inerte” con la hipótesis del Discurso capitalista.

Esta crucial cuestión implica interrogarse hasta dónde la circularidad capitalista y la dislocación política pertenecen a “ontologías” distintas. ¿Qué es lo ontológico primordial? ¿La dislocación estructural de lo simbólico frente a la falla de lo Real o la circularidad del Capitalismo en un espacio digital “megaconectado”? Esta pregunta se formula admitiendo de entrada que el Discurso Capitalista parece disponer de una potencia homogeneizante que torna problemática la apertura que la Dislocación podría hacer posible.

¿Cómo introducir la temporalidad disruptiva de la dislocación en el espacio del Discurso Capitalista? En esta cuestión, es donde tal vez se inscribe el problema de la articulación emancipatoria en tiempos del neoliberalismo, el dispositivo que cuenta con las mayores herramientas para ocultar su carácter histórico- contingente.

Un abrazo fraterno

Jorge Alemán

Madrid-Rusia, 19 de mayo de 2018

1 Comment

  1. Norman dice:

    “es lo que impide que la sedimentación repetitiva de lo social no triunfe definitivamente”… Tautológico: o es “lo que permite que (…) no triunfe”, o es “loque impide que (…) triunfe”…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *